Las ventas de relojes inteligentes para los distintos fabricantes de la industria han estado en un segundo plano desde que Apple presentara su propia visión del mismo, que no ha tardado en extenderse y posicionarse como el dispositivo de referencia cuando se habla de este tipo de productos. Si el iPad Pro reina de manera absoluta y en solitario en el mercado de tablets, el Apple Watch lo hace en el smartwatches. O lo hacía.

En los dos últimos trimestres del año Fitbit parece haber cogido fuelle tras la llegada del Fitbit Versa, la revisión del modelo Ionic que, si bien no incluye novedades en términos de especificaciones, sí le da una necesaria vuelta al apartado estético. Conjugado con la posibilidad de poder ser emparejado tanto con dispositivos iOS como con Android y su precio sensiblemente menor al del Apple Watch –además de la reputación que precede a la marca como fabricante de dispositivos deportivos–, la compañía ha recortado terreno a Apple en el número de unidades vendidas.

Tanto es así y tal el estado en el que se encontraba hace un año la compañía al respecto, que Fitbit ha experimentado un aumento en las ventas en el tercer trimestre del año del 348 % respecto al mismo periodo de 2017, según apuntan los datos de Counterpoint Research. Apple, por su parte, aumenta un 31 % anual respecto a sus ya excepcionales cifras.

El Apple Watch se mantiene en el trono

Pese al notable aumento de Fitbit, que ya se puedo apreciar el trimestre pasado, el Apple Watch sigue constituyendo un 30 % del volumen de ventas del mercado de relojes inteligentes, notablemente por encima del resto de su competencia –aunque desciende un 5 % respecto al mismo periodo del año anterior– gracias al nuevo Series 4. Este último, además, puede dar a la compañía de Cupertino un envite importante en el periodo navideño.

Fitbit, por su parte, aumenta del 6 al 16 % el porcentaje de su parte en el mercado, afianzándose en un segundo lugar y recortando diferencias respecto al Apple Watch. Si consiguen estirar el éxito del Versa durante los próximos meses será clave para determinar su nuevo rol en la clasificación de fabricantes.

A esta le siguen Imoo (que pertenece al conglomerado BBK), con un 10 % del mercado; Samsung, con un 7 % y Amazfit (ligado a Xiaomi), con un 3 %.