Hace apenas unos días conocíamos que FilmStruck echará el cierre a final del presente mes tras alrededor de dos años de servicio en Estados Unidos y apenas unos meses en territorios como Francia o España. Esta plataforma de streaming de cine, con los derechos de emisión de las producciones de The Criterion Collection y otras tantas joyas del séptimo arte, no ha conseguido ser sostenible según sus creadores pero sí que, durante este breve lapso de tiempo, ha conseguido un grupo de aficionados realmente entusiastas.

Entre ellos, dos de los nombres más relevantes en la historia del cine: Martin Scorsese y Steven Spielberg. Ambos dejaron clara su postura ante el anuncio del cierre de FilmStruck y, de hecho, se pusieron directamente en contacto con el grupo Warner Media, compañía detrás del servicio. Ahora, por si fuera poco, decenas de los cineastas más destacados y reputados del mundo se han unido y han firmado una carta conjunta mostrando su intención de hacer cuanto esté en su mando para el servicio siga adelante más allá del próximo 29 de noviembre.

Esta primera misiva pública llega de la mano de, nada más y nada menos, Paul Thomas Anderson, Ana Lily Amirpour, James Brolin, Damien Chazelle, Alfonso Cuarón, Guillermo Del Toro, Leonardo DiCaprio, James Gray, Alejandro González Iñárritu, Bill Hader, Karyn Kusama, Barry Jenkins, Rian Johnson, Christopher McQuarrie, Reed Morano, Christopher Nolan y Emma Thomas, Gina Prince-Bythewood, Barbra Streisand y Edgar Wright.

Querido Toby:

Sabemos que Steven Spielberg y Martin Scorsese han estado en contacto contigo y Warner Media Group para hablar sobre el cierre de FilmStruck y os han insistido en que sigáis adelante.

Puede que no sea tu decisión pero nos gustaría hacernos eco de sus sentimientos. FilmStruck era (ES) el mejor servicio de streaming para fans del cine de toda clase: películas de estudio clásicas, cine independiente, tesoros internacionales. Sin él, el panorama para los aficionados y los estudiantes de cine es particularmente desolador. Hay una razón por la que

En la era de las grandes adquisiciones corporativas por parte de compañías de comunicación - en un negocio que puede rendir miles de millones de dólares de un medio como el cine, creemos que este es un gesto necesario - una minúscula muestra de buena voluntad hacia la preservación y la capacidad de acceso a la tradición y a la rica historia que beneficiaría al público. Sabemos que una de las razones del cierre está relacionada con el servicio de streaming de Warner pero, realmente, FilmStruck no debería suponer un conflicto de intereses. Hoy en día, cuando ha decenas de plataformas, la curación de contenido es realmente importante y FilmStruck proveía un servicio satisfactorio para los aficionados más veteranos y para una generación más joven de cineastas que trabajarán en sus espectaculares películas mucho después de que hayamos muerto.

Así que queremos añadir nuestros nombres a la petición iniciada por Marty y Steven y queremos que tú (y Warner) sepáis que nos sentimos con fuerza y queremos cualquier cosa para salvar el servicio.

Por si fuera poco, mientras la petición de firmas para evitar el cierre de la plataforma ya acumula más de 50.000 usuarios, otros tantos profesionales de la industria se han unido para publicar una segunda carta abierta: Sofia Coppola, John Ridley, Lenny Abrahamson, David Oyelowo, So Yong Kim, Rachel Morrison, Malcolm D Lee, Nicole Kassell, Mark Johnson, Hank Corwin, Nicholas Britell, Scott Alexander, Larry Karaszewski, Glenn Ficarra, John Requa, Billy Ray, Eric Roth, Freida Pinto, Nina Jacobson, Luke Davies, Mira Nair, Lydia Dean Pilcher, Jason Hall, Graham Moore, Liz Hannah, Jay Cassidy, Jeremy Kleiner, Steve Golin, Susanne Bier, Elizabeth Cantillon, Brad Weston, Sam Taylor Johnson y la Fundación Vidiots.

A aquel al que le puede concernir en Turner y Warner Bros.:

Roger Ebert dijo una vez que "las películas son como una máquina que genera empatía. Te permiten entender un poco más sobre diferentes esperanzas, aspiraciones, deseos y miedos. Nos ayudan a identificarnos con la gente que comparte su viaje con nosotros". No hay palabras más ciertas.

A pesar de que vivimos en un mundo con formas crecientes de consumir contenido, su rango y la variedad de contadores de historias se mantiene, tristemente, limitado. En sus cortos dos años de existencia FilmStruck ha sido una máquina de generar empatía mediante la curación de no solo clásicos de Hollywood, si no destacando cine internacional, cine creado por mujeres, y cineastas y narradores LGBT. FilmStruck ha añadido profundidad, amplitud y riqueza a la experiencia de ver una película de forma que no se había intentado antes y que, presumiblemente, desaparecerá permanentemente con el cierre del servicio.

Los abajofirmantes pedimos respetuasamente a Turner y Warner Bros. que reconsideren sus planes para FilmStruck. Mientras que entendemos que el "negocio" siempre ha sido parte del "show business", esperamos que si FilmStruck no puede continuar en su forma actual, se permita su funcionamiento hasta que llegue el tiempo en el que un repuesto adecuado, e igualmente profundo, sea lanzado.

Esperamos que Turner y Warner Bros. paren a reflexionar sobre el extraordinario logro que es FilmStruck. Igualmente, esperamos que aquellos de los que dependa consideren mantener lo que se ha convertido en un lugar ineludible para los verdaderos entusiastas de la imagen en movimiento.

Así pues, la principal crítica por parte del extenso grupos de cineastas de primer orden se dirige al grupo Warner Bros. y a su aparente intención de cerrar FilmStruck para evitar duplicidades y competencia con su próximo servicio propio de streaming. Más allá de la presumiblemente baja cifra de usuarios, el argumento claro es que ninguna otra plataforma aglutina un catálogo tan profuso e idóneo para el aficionado al cine y su historia.

Más allá de esta corriente de apoyo público, no se ha especificado si algunos de los citados cineastas pretenden invertir en FilmStruck o si plantean otro tipo de soluciones. Más allá, la compañía no ha emitido ningún comunicado ni declaración desde que ambas cartas se hayan hecho públicas a lo largo del día de hoy. Sea como fuere, estamos ante un movimiento sin precedentes.