La última vez que vimos a Fantasma en pantalla fue en el significativo episodio "Oathbreaker" (6x03). Para el final de la serie ya nos preguntábamos en donde se encontraría el níveo lobo huargo de Jon Snow. En la séptima temporada el asunto fue a peor porque no lo vimos jamás y sólo fue mencionado una vez por Sansa, justo antes de que Jon se fuera al sur. Ella le dijo que no quería quedarse a únicamente a esperar su regreso, tal como lo haría Fantasma. Después de eso, sólo silencio.

La buena noticia es que para la temporada final de Juego de Tronos Fantasma estará "muy presente", según lo informa el jefe de efectos visuales, Joe Bauer.

Aparece ... está muy presente y hace algunas cosas muy interesantes en la temporada 8.

Bauer también reiteró que la ausencia de Fantasma durante toda la temporada siete se debió a cuestiones prácticas pero que en la entrega final de Juego de Tronos las cosas serán muy diferentes para el feroz compañero de Jon. Además, habló un poco de cómo se le da vida a un lobo huargo: filmando un lobo real y jugando con las escalas. Sin embargo, este delicado trabajo no está terminado ahí, pues obviamente los lobos reales no siempre hacen lo que el guion requiere. No nos queda duda de que las tareas del área de los efectos visuales son tan importantes como difíciles de llevar a cabo.

Es sabido que el propio George R.R. Martin es un amante de los lobos y que participa activamente en el santuario Wild Spirit. El año pasado anunció que un lobo llamado "Ghost" en honor al personaje de sus novelas había muerto. Sin embargo no se trata del lobo que "interpreta" a Fantasma, labor realizada por Alberta, un precioso lobo blanco que es entrenado para su papel en la serie y que, como ya fue confirmado, veremos de nueva cuenta en la pantalla.

¿Qué fue de todos los lobos?

Recordemos que en el primer capítulo de la serie la manada de los lobos huargo fue encontrada por la de los Stark. A sugerencia de Jon los niños tuvieron cada uno a un lobo, incluso él mismo pudo conservar uno, al cual llamó Fantasma. Más allá de los obvios significados, los niños Stark crecieron con sus lobos pero estos sucumbieron poco a poco... tanto los humanos como los lobos.

Acá recordamos a todos:

  • Viento Gris - Robb
  • Dama - Sansa
  • Nymeria - Arya
  • Verano - Bran
  • Peludo - Rickon
  • Fantasma - Jon Snow

Bueno, ya sabemos el destino de los primeros en la lista: ambos fueron liquidados en la infame Boda Roja, incluso a Robb se le colocó la cabeza de Viento Gris; imagen funesta que presenciaría la propia Arya y que se ha convertido en un evento memorable, de los muchos que nos ha dado la pluma de George R.R. Martin.

En cuanto a Dama, ella fue sacrificada por el propio Edd Stark a petición de Cersei Lannister. Esto porque Jofrey la acusó de haberlo atacado —claro que olvidó el pequeño detalle de que él había golpeado al hijo del carnicero amigo de Arya y se puso violento con las chicas—. Por su parte, Arya echó a Nymeria para que no corriera la misma suerte que Dama. A Nymeria la vimos por última vez más en la séptima temporada, en el episodio dos (7x02), sólo para finalmente despedirla —aunque su humana haya entrado en estado de negación y dijera que no se trataba de su antigua compañera, sí era. Hasta siempre, Nymeria—.

Verano y Peludo, los lobos de los pequeños niños Stark, también murieron —al menos en la serie—. El primero en el memorablísimo episodio "The Door" (6x05), cuando ayuda a Bran a escapar del Rey de la Noche. El segundo fue asesinado por los Umbers; su cabeza fue presentada a Ramsay Bolton junto con Osha y Rickon. Antes de la Batalla de los Bastardos, Smalljon Umber lanza la cabeza de Peludo a Sansa y Jon, lo que confirma que efectivamente tienen a Rickon prisionero. Ninguno de estos dos lobos huargos están muertos en los libros; de hecho en las novelas solo Viento Gris y Dama lo están, los demás siguen con vida y al lado de sus humanos —casi, pues Nymeria sí hizo vida por su cuenta—.

La octava temporada de Juego de Tronos llegará en algún momento del 2019.