Los nuevos teléfonos de Google han sido un secreto a voces durante los últimos y, tras innumerables filtraciones, por fin han sido desvelados. Una pareja de terminales que se esperaba de manera ferviente para un momento del año que se caracteriza por la llegada de dispositivos de gama alta de las principales compañías del sector, siendo mucho la competencia y apretando las tuercas a los fabricantes si quieren brillar por encima del resto.

Con el Pixel 3 y 3 XL Google hace una revisión de lo que ya vimos el año pasado y aprovecha para afianzarse en un mercado donde aún es novata, pero en el que busca brillar. Los demás, no obstante, no se lo pondrán nada fácil.

Pixel 3 y 3 XL

El Pixel 3 y el 3 XL cuentan en la gran mayoría de sus apartados con idénticas características, algo que hemos visto, por ejemplo, en los iPhone XS y XS Max, donde la única diferencia a simple vista es su tamaño. Unas especificaciones que no sobresalen de manera especial por encima del resto de terminales disponibles en el mercado en el rango de precios en el que se mueve y que, desde luego, no suponen un aliciente significativo para decantarse por uno de los smartphones de Google si únicamente se atiende al papel.

Pero quien compra un Pixel lo hace por aquello que no es tan evidente a simple vista, como la experiencia que es capaz de ofrecer la compañía en lo que se entiende como la simbiosis perfecta entre un dispositivo y el sistema operativo Android. Además, ya sabemos que las apariencias suelen engañar, pues pese a no contar con una gran cámara en cuanto a especificaciones puras, el pasado demuestra que Google es capaz de hacer auténticas viguerías mediante software. A este último se le añade este año, además, la inteligencia artificial para añadir funciones y herramientas.

Si se habla de apariencia, eso sí, hay que destacar el diseño de estos nuevos terminales no es el más atractivo al compararlos con el cuidado y mimo que otros fabricantes ponen en sus productos. Unos marcos y un notch demasiados gruesos dejarán, a buen seguro, a los nuevos Pixel fuera de las consideraciones de cierta parte de su potencial clientela.