Casi sin pensar ya se han emitido siete episodios de American Horror Story: Apocalypse. El veredicto hasta ahora es que se trata de una temporada bastante regular pero que, sin duda, ha tenido momentos muy interesantes. Eso sí, lo mejor de ella se lo debe a personajes y situaciones de entregas pasadas. El prometido crossover nos ha permitido volver a ver a queridos personajes de la franquicia.

Acá repasamos el episodio 8x07, llamado "Traidor".

En el interesante sexto episodio, en donde vimos a la gran Jessica Lange como Constance Langdon —¿será que ya no la volveremos a ver?—, pudimos revisitar la mítica Murder House de la primera temporada. Ahí Madison y Behold desentrañaron la naturaleza demoníaca de Michael Langdon. Entonces las brujas en el nuevo episodio planean cómo contraatacar a Michael, algo que detenga el poder del anticristo. Cordelia está tan desesperada que acude a Dinah Stevens, "la reina vudu", con la intención de que ella contacte a un viejo y temible personaje: Papa Legba.

Por supuesto que Cordelia no iba a aceptar el trato que le propuso esta entidad vudú, pues para ella lo más importante en la vida son sus chicas. Así que pone en marcha un plan con lo que tiene, para ello buscan a Bubbles McGee (Joan Collins), quien tiene el poder de leer los pensamientos más ocultos, y junto con Myrtle se reúnen con los brujos. Entonces descubren que ellos son culpables de la muerte de su compañero, John Henry Moore (Cheyenne Jackson) y que planean destruir a todo las chicas del coven.

En la academia de Cordelia se dan cuenta de que Mallory tiene un poder espectacular, y eso que aún tiene mucho qué descubrir. Ella tiene la oportunidad de manifestarlo cuando le salva la vida a Coco de forma sorprendente. El Coven decide hacerle la prueba de las Siete Maravillas y las pasa sin problemas. En donde, por cierto, trajo de nuevo a la vida al pobre John Henry, quien les contó que "una mujer" fue quien lo había asesinado.

Cordelia le pide ayuda a Coco —quien poco a poco a aumentado su poder detector de calorías y gluten—. Planean y ejecutan una trampa contra Miriam y entonces.. ¡sí! una quema de brujas al más puro estilo de American Horror Story. John Henry se da el lujo de prender la pira de Miriam, quien muere con una sonrisa sarcástica y llamando a su "padre".

La batalla del bien contra el mal que se han propuesto en esta entrega sin duda ha tenido movimientos muy interesantes y amenos —incluso más de lo que esperábamos—. Pero sí que queda un sabor regular pues la temporada está, como se dice por ahí, viviendo de glorias pasadas. No es que esto sea negativo, pero da a pensar que la franquicia definitivamente "ha saltado el tiburón".

En el próximo episodio, el 8x08, llamado "Sojourn", veremos más de Michael, cómo se prepara en una escuela satánica (?) y cómo se va haciendo de nuevos aliados para su implacable regreso, que, ya sabemos, de alguna forma provocó el apocalipsis.