Presentado en un misterioso (y largo) streaming a principios de año, vimos Fallout 76 en condiciones el pasado E3 pero, desde entonces, Bethesda había frenado un poco la maquinaria del marketing. Hoy, al fin, sabemos una fecha importante, la de su fase beta: la compañía ha confirmado que esta versión preliminar de pruebas estará disponible, para los usuarios de Xbox One, el 23 de octubre.

Y es que, en este caso, Bethesda mantiene un acuerdo de exclusividad con Microsoft. De esta forma, la beta de Fallout 76 (o B.E.T.A, Batería Especial de Testeo Anticipado, como ellos la bautizan) estará disponible en PC y PlayStation 4 una semana más tarde, el 30 de octubre. Desde la compañía recuerdan que solo podrá tener acceso a esta versión de prueba todo aquel que haya precomprado o reservado el videojuego.

Además, hemos conocido que la beta no impondrá ningún límite en la progresión o el contenido, estando todo el videojuego disponible desde el primer momento pese a que, confirman, no todo funcionará como está previsto y, por ejemplo, los servidores no estarán siempre disponibles las 24 horas del día. Sí aseguran que, al menos, se podrá acceder al videojuego de 4 a 8 horas al día. Imaginamos que, como en betas de este estilo, Bethesda está especialmente interesada en probar los servidores y su capacidad. Otro dato importante: todo nuestro progreso se trasladará el videojuego final. La compañía ha publicado más información al respecto en su web oficial.

Y es que, cabe recordarlo, Fallout 76 supone un giro de 180 grados en la franquicia y en el estudio; sí, mecánicamente es un heredero evidente de su último juego, Fallout 4, pero el concepto multijugador, cercano a un MMO tradicional, es territorio inexplorado para Bethesda Softworks (que no para su compañía hermana, encargada de The Elder Scrolls Online, Zenimax Online). Será del todo comprensible que dediquen esta beta a, como ellos mismos argumentan, ver qué se rompe y averiguar cómo arreglarlo.

Bethesda también ha publicado, acompañando al anuncio de las fechas, laescena de introducción de Fallout 76: en ese sentido, el videojuego mezcla el tono solemne de los vídeos introductorios de entregas anteriores con un enfoque algo más alegre y esperanzador. Y, vista la locura en la que se pueden convertir nuestras andaduras por el territorio bautizado como Appalachia, tiene sentido. Eso sí, hay cosas inmutables y podemos escuchar el mítico War, war never changes.