La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) anunció ayer la apertura de una investigación contra Elon Musk por posibles actitudes fraudulentas al haber realizado una publicación en su perfil de Twitter que manifestaba el interés de sacar a Tesla de la cotización pública. Una acción que fue duramente criticada en su momento y que pone de manifiesto los tiempos de inestabilidad que vive el fundador de la compañía, que hace cada vez más aguas en sus puestos ejecutivos.

Nuevas informaciones de la CNBC apuntan ahora a que la situación desencadenada ayer podría haber sido evitada de haber querido Musk, pues existía un acuerdo preliminar que habría dejado fuera a la denuncia emitida por la SEC. Este fue desestimado por el CEO en último momento, sin embargo, por motivos personales, dando lugar a la situación que ya conocemos.

El acuerdo habría supuesto el pago de una multa de forma personal por parte de Musk y Tesla, además de la condición de mantenerse alejado de la dirección de la empresa durante los próximos dos años, que debería nombrar a dos nuevos directores independientes. Según las fuentes del medio mencionado, el ejecutivo se habría desentendido del acuerdo porque "sintió que no sería sincero consigo mismo, y no habría podido vivir con la idea de que aceptó el acuerdo y cualquier mancha en su reputación asociado con este".

Larga agonía

Si hay algo por lo que se hayan caracterizado los últimos meses de Musk es por los constantes problemas sufridos en Tesla y por salidas de tono como la aparición en un podcast fumando marihuana. La guinda del pastel es una investigación del SEC que puede tener consecuencias dramáticas en un momento en el que la producción del Model 3 comienza a levantar el vuelo.

A pesar de todo, que no haya habido un acuerdo ahora no significa que no vaya a existir tal pacto entre el organismo regulador y Musk más adelante, pues tal y como apuntan varios expertos, "las consecuencias de no resolverlo son mucho peores, y este es un caso bastante sencillo para la SEC". De momento, eso sí, el popular CEO ha decidido luchar tanto por sus intereses como, asegura, los de la compañía.