Apple se encuentra inmiscuida en pleno proceso de creación de su ya vastamente comentado servicio de contenido en streaming, Apple Video. La compañía de la manzana prepara numerosas series, películas y producciones de todo tipo para conseguir crear una oferta atractiva de cara a una lanzamiento que aún no se sabe cuándo se producirá. Será un servicio, eso sí, notablemente más controlado que Netflix, HBO y otras plataformas en lo que a temática de las obras se refiere.

Así lo revela The Wall Street Journal, que muestra el lado más conservador de Apple en lo que a su servicio de contenido en streaming después de que Tim Cook, su CEO, vetase el desarrollo de su primera producción dramática, un biopic sobre Dr. Dre, por ser demasiado violento y mostrar de manera explícita elementos como drogas o armas. Desde entonces, la compañía ha sido categórica en la producción de nuevos shows, poniendo en conocimiento de los productores la condiciones que la empresa quería ver cumplidas: la violencia, el sexo, las drogas y demás asuntos susceptibles de potencial controversia habían de quedar excluidos.

Un hecho que quedó evidenciado cuando, antes de dar luz verde a la producción de un thriller psicológico, desde Apple se pidió que se eliminaran los crucifijos de la casa de una pareja. Otros dos tópicos que no se contemplan, de momento, para este servicio son los asuntos religiosos o temas políticos.

En consonancia con estos hechos también se ha reemplazado a los productores de series como el drama que contará con Jennifer Aniston y Reese Whiterspoon como protagonistas o al encargado del reboot de Amazing Stories, la serie de Steven Spielberg. En ambos casos el problema era la poca paridad de ideas entre dichas personas y la visión de Apple acerca de cómo debía ser el resultado final.

Manteniendo el atractivo

A pesar de que los vetos de Apple pudieran parecer demasiado estrictos como para terminar haciendo de la futura plataforma una competencia seria para otras como Netflix o HBO, la realidad es que desde la compañía liderada por Cook continúan teniendo un enfoque global y ambicioso, con la presencia de grandes nombres en sus shows. Buscan así potenciar una división enfocada a los servicios que es cada vez más potente, consiguiendo de esta manera afianzar y fidelizar a los usuarios al ecosistema que provee la compañía.

Las firmes líneas trazadas en cuanto al contenido tienen como única base, según un antiguo ejecutivo de programación de las cadenas NBC y Fox, tratar de evitar una mala concepción de la compañía. Apple ha invertido ingentes esfuerzos durante los últimos años en proyectar una imagen de compañía sana, benefactora de la sociedad y preocupada por los asuntos sociales, demasiados como para echarlo por tierra con los títulos de su plataforma de streaming. Según este ejecutivo, los temas controvertidos podrían traducirse en clientes descontentos que decidieran no comprar sus productos por no encontrarse afines sus valores personales con los de la marca.

Sea como fuere, el desarrollo de Apple Video continua a buen ritmo, aunque no con la celeridad que habrían previsto en la compañía. Con un lanzamiento original pospuesto de marzo a finales de este año y que, según un productor relacionado con varios proyectos de Apple, será atrasado aún más. Es probable, por tanto, que no veamos anunciada la plataforma de streaming hasta 2019.