Samsung ha sido una de las primeras compañías en mostrar nuevos productos en el marco de la feria IFA 2018 de Berlín. Más concretamente, la compañía ha presentado el televisor Q900R QLED 8K. Disponible en tres tamaños distintos (65, 75 y 85 pulgadas), una de las principales características, más allá de la ya de por sí destacable resolución 8K, es la incorporación de la tecnología 8K AI Upscaling.

Gracias a la misma, haciendo uso de la inteligencia artificial, el televisor mejora la calidad de la imagen y el sonido, independientemente de cuál sea el formato de la fuente original, buscando reflejar una calidad 8K a la altura. Dando igual de dónde venga el contenido, vía streaming, HDMI, USB o hasta la duplicación de la pantalla de nuestro móvil, el bautizado como Quantum Processor 8K puede escalar este tipo de contenido para que se muestre a calidad 8K, consiguiendo también un mejor contraste. A falta de comprobar su desempeño final, parece una tecnología realmente prometedora.

Además, la televisión cuenta con un panel con tecnología HDR10+ y la capacidad de producir picos de brillo de hasta 4.000 nits algo que, afirman desde la compañía, "sólo cumplían la mayoría de estudios del cine hasta ahora". Otra de las características del televisor son la inclusión de un Ambient mode mejorado que nos dará información sobre el tiempo, noticias y más.

La televisión podrá verse en la feria alemana cuando la IFA 2018 abra sus puertas, el próximo 31 de agosto, en el stand de la marca.

Precios y disponibilidad

Samsung aún no ha anunciado fecha concreta para el lanzamiento de los nuevos televisores, pero la comercialización se producirá a partir de octubre. Se pondrán a la venta tres modelos, de 65", 75" y 85". Los precios para Europa, a falta de confirmar para España, serán de 4.999€, 6.999€ y 14.999€ respectivamente. Como vemos, aunque son precios muy elevados, tampoco resultan excesivos si tenemos en cuenta que tienen, como poco, la misma calidad que las QLED UHD de 2018. El modelo de 65" partía de 3.499€ en lanzamiento, por lo que un incremento de 1.500€ por ser early adopter de 8K, en esa gama, tampoco parece disparatado.