El **verano** es época de **insectos**, un placer para los amantes de la entomología y una tortura para los que padecen alergia a las picaduras de algunas especies.

Sin embargo, en algunas ocasiones no sólo suponen un **riesgo para los alérgicos**, ya que algunos insectos son los responsables de la **transmisión de enfermedades muy peligrosas, como la malaria, el tifus o el virus del Nilo Occidental**.

Por eso, en los países en los que frecuentemente habitan estos insectos se deben tomar ciertas precauciones, como **evitar los estancamientos de agua**, utilizar **manga y pantalones largos** y, sobre todo, tener siempre **insecticidas y repelentes** a mano. El problema viene cuando, de un modo similar al de las bacterias y los antibióticos, **moscas y mosquitos se vuelven resistentes a estas sustancias**, haciendo inútil su uso.

Esto ha llevado a un equipo de investigadores de la **Universidad Estatal de Iowa** a desarrollar un nuevo tipo repelente, basado en **ingredientes de origen natural** y con menos efectos secundarios para el medio ambiente que los habituales. Sus resultados han sido presentados recientemente en la **edición 256 de la reunión anual de la Sociedad Americana de Química**.

### Más allá de los piretroides

Los piretroides son un grupo de **compuestos químicos artificiales**, que comenzaron a fabricarse **a finales de los años 40**, con el objetivo de emular la actividad insecticida de la **piretrina**, presente de forma natural en el crisantemo.