Tal y como lo adelantó Hipertextual días atrás, Lime, una de las startups de servicio de patinetes eléctricos compartidos de libre estacionamiento ya funciona en Madrid. Lo han hecho oficial por medio de un comunicado de prensa en el que anuncian el inicio de operaciones en esta ciudad, aunque no revelan el número de aparatos desplegados.

Lime, invertida por Uber y Alphabet, actualmente opera en más de 70 ciudades en el mundo, la mayoría de ellas en Estados Unidos. En junio pasado abrieron en Europa con Frankfurt y Zurich, después París y ahora le toca el turno a Madrid.

En Hipertextual descubrimos que durante las últimas semanas, por medio de anuncios de Facebook, reclutaban juicers, personas que se encargan de recoger los patienetes con sus vehículos para cargar las baterías y después soltarlos de nuevo por la ciudad, prometiendo un salario de 500 a 1.000 euros por semana con horarios flexibles, en un modelo similar a los riders de Glovo o Deliveroo.

Los patinetes dejan de funcionar a las 21 horas de cada día, se recogen por la noche para su recarga por los juicers quienes muy temprano por la mañana deben de repartirlos por toda la ciudad para que vuelvan a funcionar ya que el servicio arranca a las 5 de la mañana.

La app de Lime en funcionamiento en Madrid

¿Cómo funciona Lime?

El modelo de funcionamiento de Lime es similar a las motos o coches eléctricos compartidos como Car2Go o eCooltra: los patinetes eléctricos están repartidos por toda la ciudad, no hay un punto de recogida o entrega. Por medio de la app se mira en un mapa dónde están ubicados, una vez frente a uno de ellos, se desbloquea por medio de la aplicación, se da un impulso inicial y este se activa.

Una vez que se termine de usar, se deja el patinete eléctrico estacionado sobre la acera, dentro del area de servicio definido por la propia compañía, y se termina el alquiler desde la aplicación. El costo por usarlos es de 1€ por desbloquear un viaje + 0.15 céntimos el minuto.

A diferencia de los servicios de coches o motos compartida, al no ser necesaria un permiso de conducir, no hay proceso de verificación para crear una cuenta, simplemente hay que elegir un usuario y contraseña.

Lime llega a Madrid en medio de una lucha por la regulación de los patinetes eléctricos

Lime reconoce que existe un vacío legal y dice que contactó con el gobierno local antes de comenzar su actividad en la capital, una afirmación que el Ayuntamiento de Madrid desmiente. El uso de patinetes eléctricos en esta ciudad, por el momento, se hace en ausencia de una regulación clara y así será hasta que una polémica ordenanza sea ratificada en pleno, probablemente en septiembre.

Un grupo de usuarios de patinetes eléctricos, agrupados bajo la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP) presentaron el pasado junio alegaciones al borrador de la nueva ordenanza de movilidad en Madrid, explicando que un patinete eléctrico es muy similar a una bicicleta eléctrica en la velocidad punta que puede alcanzar y ocupando un espacio menor en la vía. También explican que al tener un centro de gravedad mucho más bajo, es inclusive más seguro de operar.

De aprobarse la nueva ordenanza, el patinete eléctrico no podrá circular en la calzada ni en la acera, limitando su uso a un número reducido de calles dentro de la ciudad.

Lime también tendrá otro reto en caso que se apruebe la nueva ordenanza: esta contempla que solo permite estacionar los vehículos de movilidad urbana del tipo C (es decir, bicicletas eléctricas y ciclomotores) en las bandas de estacionamiento de la calzada. Los de tipo A y B (patinetes) pueden hacerlo sobre la acera, pero únicamente en determinadas condiciones, aunque no están del todo especificadas.

El borrador de la ordenanza también contempla que los vehículos de movilidad urbana compartidos sin base fija deben de tener concesión municipal que asegure opere bajo regulación pero que también garantice cobertura en toda la ciudad.