La epidemia de sarampión en Europa continúa. Según el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, durante los últimos meses se han registrado más de 4.000 casos en Rumanía, cerca de 2.600 en Francia y algo más de 2.200 en Grecia y 1.700 en Italia. Cifras en aumento que se explican, en parte, por el auge de los movimientos antivacunas, pero también por los problemas de los sistemas nacionales de salud y por la falta de recepción de la vacunación completa frente a este virus.

"La circulación continuada del sarampión en la región resalta la importancia de que las personas estén vacunadas con dos dosis, para protegerse a sí mismos y a sus familias", explicaba el informe del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. Según su último boletín, los casos de sarampión se daban tanto en adultos como en niños de poblaciones no inmunizadas completamente contra la enfermedad vírica. El sarampión, que se caracteriza por unas manchas rojas en la piel, puede producir fiebre e inflamación, llegando incluso a afectar al cerebro y a los pulmones, poniendo en riesgo la vida de los pacientes.

Ante esta situación, la Asociación Española de Pediatría aseguró en los medios de comunicación que se debía adelantar la administración de la vacuna triple vírica —que protege frente al sarampión, la rubeola y las paperas— en los niños entre seis meses y un año que fueran a viajar este verano fuera de España. En la actualidad, el calendario vacunal establece la administración sistemática de dicha vacuna en niños y niñas a los 12 meses y a los 3-4 años de edad. Posteriormente, los pediatras españoles matizaron sus declaraciones iniciales en un comunicado. En él advertían que la recomendación de adelantar la inmunización solo debía realizarse cuando el viaje conllevase "estancias prolongadas", sin especificar el período de tiempo.

vacunas
Fuente: Pixabay

La Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha publicado un duro comunicado desmintiendo a la Asociación Española de Pediatría sobre la vacuna contra el sarampión en niños pequeños. "Se recuerda a las sociedades científicas que las recomendaciones de vacunación a población general y en viajes internacionales competen a las Autoridades Sanitarias", asegura el organismo —que depende del Ministerio de Sanidad, en colaboración con las Comunidades Autónomas—. Según la versión oficial, "la situación epidemiológica actual en España y en los países de la Unión Europea no justifica cambios en las recomendaciones de vacunación. Ningún país europeo ha modificado la pauta de vacunación frente a sarampión".

El comunicado del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud también habla de "la confusión generada" durante los últimos días. La posición de Sanidad no ha cambiado, pese al incremento de los casos de sarampión en Europa: la vacuna debe administrarse en dos dosis a los 12 meses y a los 3-4 años de edad. En el caso de viajar al extranjero, las autoridades remiten a la información publicada en la página web del propio Ministerio y recomiendan tener completo el calendario de vacunación para evitar problemas. La cobertura vacunal en España sigue siendo positiva, especialmente para la primera dosis de la triple vírica —que supera el 95% recomendado—. La tasa de protección con la segunda dosis de la vacuna, según los análisis realizados entre 2007 y 2016, es algo menor, por lo que se recomienda inmunizarse de forma completa para evitar cualquier tipo de riesgo.