Si por algo se caracteriza Tesla –o la empresas de Elon Musk, en general– es por atraer la atención de manera constante, ya sea de manera intencionada o no. En esta última ocasión forma parte del primer grupo, ya que el fabricantes de vehículos eléctricos ha puesto a la venta un nuevo e insólito producto: una tabla de surf personalizada por la marca.

Esta se suma así al cada vez más extenso catálogo de la compañía en su tienda online, donde se pueden encontrar desde la ya popular batería externa para móviles con forma de supercargador hasta tazas, pasando por las habituales camisetas, sudaderas e incluso un Model S de juguete para niños. Una amplia gama de productos entre los que destaca ahora, como se mencionaba, una nueva tabla de surf que ha hecho acto de presencia como edición limitada.

Tan limitada es que, de hecho, ya se encuentra fuera de stock al haberse vendido las 200 únicas unidades que desde Tesla aseguran que se han fabricado. Una cartel de "todo vendido" que se ha colgado además de manera relampagueante, puesto que el tiempo que ha durado la tabla disponible para su compra ha sido notablemente reducido, a pesar de tener un precio de 1.500 dólares, ciertamente alejado del precio habitual de estos productos. Así la han presentado en la web de la compañía:

Diseñado por Tesla Design Studio en colaboración con Lost Surfboards y Matt "Mayhem" Biolos, formador de surf de los atletas de la World Surf League Championship. La tabla de surf Tesla de edición limitada presenta una combinación de los mismos acabados mate y brillante de alta calidad que se usan en todos nuestros vehículos. La plataforma está reforzada con fibra de carbono "Black Dart" liviana, inspirada en los interiores de nuestros coches y con logotipos tonales en un brillo de contraste sutil.

Los Model S, X y 3 pueden acomodar cómodamente esta tabla de surf en el interior o el exterior del vehículo.

Musk y las ediciones limitadas

Poner a la venta productos especiales en cantidades limitadas se está convirtiendo ya en una especialidad del polémico CEO, que no es la primera vez que realiza una acción de esta catadura. Lo vimos, por ejemplo, en The Boring Company. Su compañía de transporte puso a la venta unas gorras con el logo de la misma para recaudar fondos y, posteriormente, alumbraron el controvertido lanzallamas, ambos vendidos a una velocidad vertiginosa y agotando las unidades disponibles en poco tiempo.

Así pues, no es tan extraño que, dada la época del año en la que nos encontramos, Tesla haya decidido poner a la venta una tabla de surf de la que, sin duda, podría haber sacado mucho más partido de haber aumentado la cantidad de unidades disponibles en su muy limitada edición. Quien la quiera, eso sí, podrá conseguirla en portales de reventa de productos como eBay, donde se encuentra a un precio, claro está, aún más elevado que el original dada su exclusividad.