En respuesta a un tweet, Elon Musk aseguró que los vehículos de Tesla integrarán inteligencia artificial y asistentes de voz en un futuro no muy lejano.

Todos vehículos de Tesla ya cuentan con un software de control por voz, aunque su experiencia resulta arcaica y mecánica. Nada que ver con los asistentes virtuales de Google, Amazon y Apple –cada vez más presentes en el hogar–.

En el pasado, Elon Musk aseguró que la empresa trabaja en el desarrollo de nuevos comandos de voz, y que, gracias a ellos, los conductores “podrán hacer prácticamente cualquier cosa” que se les ocurra.

Otros grandes fabricantes de automóviles –como BMW o Mercedes-Benz– han coqueteado con los asistentes virtuales de Google y Amazon, aunque la disponibilidad es todavía reducida. No obstante, este tipo de iniciativas demuestran el claro interés de la industria automovilística por convertir los vehículos de transporte en elementos más humanos y sencillos de utilizar –algo que casa, y mucho, con el futuro coche autónomo sin conductor–.