Spotify presenta hoy sus segundos resultados trimestrales de cara a los inversores desde que comenzara a cotizar de forma pública en la bolsa de Nueva York. Unos resultados que vienen acompañados de agradables sorpresas, pues la compañía continúa con un crecimiento sostenido en los usuarios de pago, su principal fuente de ingresos.

La plataforma de música en streaming cuenta en la actualidad con un total de 180 millones de usuarios activos mensuales, suponiendo un aumento de un 30 % respecto al mismo periodo del año anterior. La gran noticia, sin embargo, llega de las mano de los 83 millones de suscriptores que hacen uso de alguno de los planes premium, suponiendo un aumento del 40 % anual y del 10 % respecto al trimestre pasado. Algo que se pone aún más en relevancia cuando se mira la cifra total de usuarios que utilizan el servicio de manera gratuita –con anuncios-, que ha descendido en un millón de personas trimestralmente.

Esto parece indicar que los esfuerzos de Spotify de los últimos meses por convertir a usuarios del plan gratuito en usuarios de pago comienza a dar resultados en lo que son excelentes noticias para una empresa que, como se ha mencionado anteriormente, encuentra en estos últimos su principal fuente de ingresos. De los 1.273 millones de euros de ingresos que ha conseguido recaudar este trimestre (que refleja un aumento anual del 26 %), 1.150 millones pertenecen a los planes premium, frente a los 123 millones de los usuarios gratuitos.

Más usuarios de pago a cambio de menos ingresos por cada uno de ellos

Spotify, a pesar de estar haciendo más dinero (aunque ha tenido unas pérdidas de 90 millones de euros), ha visto reducido en un 12 % la cantidad media que gana por cada usuario, situándola en un 4,89 euros. La explicación de esto, según explica la propia empresa, se encuentra en buena parte en los planes familiares (que muchas veces no los componen familias de hecho), que no cesan de aumentar en popularidad y que, además, tienen una tasa de retención superior a los individuales.

Además, la compañía también ha estado ofreciendo durante los últimos meses diferentes ofertas y paquetes con plataformas como Hulu que derivan, de manera irremediable, en una menor obtención del total de ingresos posible con los planes únicos. Con ello busca poner tierra de por medio con competidores como Apple Music, que también está consiguiendo un aumento razonable en sus usuarios premium y amenaza con desestabilizar a la empresa sueca.

Sea como fuere, Spotify espera buenos resultados, de aquí a final de año y confía en rozar los 100 millones de suscriptores de pago para comienzos de 2019. Sería, desde luego, la mejor manera de comenzar un año que se promete muy interesante para las plataformas de música en streaming.