Cuando Courtney McColgan se mudó a Perú hace casi cinco años e ingresó a Cabify en 2014 como directora de marketing (CMO). Ahí se dio cuenta de un gran problema en las empresas latinas, la pérdida de tiempo y eficiencia de los recursos humanos invertidos en el pago de nóminas por falta de sistemas modernos. Entonces, visualizó una oportunidad de mercado importante: la digitalización de las nóminas, sobre todo en las empresas pequeñas y medianas (Pymes) latinoamericanas.

Como parte de su trabajo como CMO en la empresa de transporte privado, la oriunda de Silicon Valley tenía que calcular el costo de adquisición de usuarios. "Era súper difícil hacerlo porque no podía encontrar los sueldos de los equipos de marketing y de los equipos de ventas que tenía en todas los 130 ciudades en donde hemos operado", relató McColgan en entrevista con Hipertextual.

"Desde ahí me enteré de los sistemas de nómina que usamos en general y realmente como todos los sistemas de negocios que usamos localmente, porque realmente Cabify en cada país es un Pyme -tiene menos de 500 empleados por país, como agregado tenemos 1.500, pero realmente somos empresas chiquitas en los países- y no teníamos ninguna solución de recursos humanos moderna. Era mirando un excel, así súper grande, donde necesitas un PhD [doctorado] de manejar el software".

Este punto es particularmente muy curioso. Siendo Cabify una multinacional originaria de España, genera una duda muy grande al respecto: ¿y por qué no ha exportado sus sistemas de nómina de Europa a otros lugares como América Latina?

Hace 10 años, ahondó la actualmente CEO de Runa, las Pymes estadounidenses usaban Gmail o Microsoft Office, mientras que hoy en día utilizan "más de 20 softwares, incluyendo softwares de nómina". Por eso, ella considera que esta revolución tecnológica apenas está comenzando en Latinoamérica.

La razón es que muchos de los softwares no son desarrollados para negocios en América Latina y, número dos, los que hay son súper antiguos, súper difíciles de usar y caros.

Con esa experiencia en mente y conociendo la revolución digital en recursos humanos que ocurrió en Estados Unidos hace una década, McColgan decidió ponerse manos a la obra para desarrollar un software de nómina pensado en las Pymes latinoamericanas. "Hemos entrado en el mercado básicamente con un software mucho más moderno, muy fácil de usar -no necesitas ser un experto para usarlo- y eso es donde estamos teniendo éxito", dijo.

Runa y su plan de conquista

La meta de McColgan es muy clara: convertir a Runa en un unicornio. Y gracias a su experiencia, también conoce el camino. “Cuando pensamos en atracción de mercado, no necesitamos estar como Cabify en 12 países cubriendo muchas empresas para realmente tener un negocio del nivel de un unicornio. Nosotros necesitamos tener menos empresas para llegar”, explicó, y agregó:

Obviamente hemos empezado en México porque es la puerta de entrada del resto de América Latina y también hay muy buen talento en términos de tecnología, gente que ha trabajado en startups antes. El mercado está mucho más desarrollado aquí que en otros países.

Después de México, que la CEO considera siempre será su base, Runa planea expandirse a Brasil y, posteriormente, a otros países como Colombia, Perú, Chile, Argentina y Ecuador.

"Solo vamos a enfocarnos en América Latina. La razón es fácil: hay muchas similitudes entre todos los mercados. Y pensamos que porque hay pocas personas innovando en esa área, realmente nuestra fortaleza es el conocimiento del mercado local con un equipo local", explicó a este medio.

Una plataforma diseñada para América Latina

Además del conocimiento que la CEO ya tenía sobre el mercado latinoamericano, la plataforma de Runa ha sido desarrollada trabajando a la par junto con varias empresas de México durante ocho meses. Por un lado, la startup ya conocía las necesidades de las compañías. Por el otro, ha descubierto los hábitos de las compañías para hacer su nómina, como encontrar los “huecos” legales u optimizar la ley para este proceso.

A partir del 18 de enero del 2018, Runa empezó a operar como parte de Y-Combinator. En menos de tres meses, vendió su plataforma a 56 empresas con un tamaño promedio de 50 personas.

Desde ahí, hemos crecido más del 50% mes por mes. Básicamente es súper sencillo lo que estamos ofreciendo y no hay otras personas ofreciendo esto en América.

La digitalización de nóminas

De acuerdo con la CEO, las empresas siguen usando plataformas de nómina que primero realizan los cálculos y luego se descargan como un archivo de texto (TXT). Ese documento se lleva al banco, donde se sube al sistema bancario y, desde un macro de excel en la cuenta bancaria, se realiza el pago a los empleados. “Algunos sistemas son más desarrollados que otros y puedes hacer los pagos a todos de una vez”, señala, “otros necesitas hacerlo uno por uno.”

La diferencia con esta Runa es que todo este proceso se puede hacer desde ahí mismo, incluyendo los pagos. Desde esta plataforma, accedes a la cuenta bancaria y subes el texto para hacer los pagos sin tener que salir del sitio. En vez de descargar el TXT, solamente hay que pinchar la opción de pagar y el dinero es tomado desde la cuenta mediante el sistema de transferencias y pagos (STP) para hacer el pago a los empleados. Por eso, según McColgan, es mucho más rápido.

Si bien el costo del servicio de Runa es un 30% mayor al de plataformas similares, las empresas están dispuestos a pagar más por el ahorro de tiempo en eficiencia que implica. No solo es el pago de nóminas, pues la plataforma lleva seguimiento de otros aspectos como las vacaciones de los empleados, los días de incapacidad, de homeoffice y de horas extra.

Este seguimiento, explica la CEO, suele realizarse en un excel y, al final de cada periodo de nómina, se actualiza los pagos con base en estos datos. Con Runa, cada empleado ingresa a su perfil en la plataforma y al pedir cualquiera de estas opciones, las solicitudes se envían de automáticamente a las personas de recursos humanos dentro del sistema, quienes aprueban la petición. Así, todo se actualiza ahí mismo antes del siguiente pago de nómina.

Adicionalmente, Runa ofrece otros beneficios como almacenar todos los recibos de pago de cada periodo de nómina automáticamente para el administrador de recursos humanos o el envío de mails en automático después de pagar la nómina con sus respectivos recibos a los empleados. De acuerdo con McColgan, la forma manual de enviar esos correos a 200 personas puede tomar hasta día y medio, mientras que con esta plataforma la eficiencia es de un minuto al hacerlo de forma automática.

Además de la eficientizar los recursos humanos invertidos, el pago de nómina lo puede hacer una persona cuya carrera no sea especializada en esta área.

El jugoso mercado de las Pymes

¿Qué distingue a Runa? Su CEO. A pesar de ser estadounidense, McColgan trabajó durante cuatro años en México para Cabify. Al llevar el marketing de la empresa a nivel global, parte de su labor era conseguir nuevos usuarios privados y corporativos. Por ello, no solo conoce el mercado mexicano, sino que los inversionistas de toda la región también la conocen a ella.

Aunque no especificó la cantidad de clientes de Runa en la actualidad, señaló que desde marzo cuentan con 56 y a partir de ahí el crecimiento mínimo ha sido de 50% por mes. Por otro lado, la startup tiene unos 50 empleados, cuya edad promedio es de 26 años.

Es increíble para mí ver como las edades promedio en la empresa realmente son entre 22 y 28 años. Entonces, toda esta revolución en nómina que estamos haciendo ha sido con jovencitos, que siempre para mí es súper interesante.

Cortesía de Runa

Ronda de financiación y metas a futuro

En su primera ronda de financiación en abril de este año, recaudó 3.500 millones de dólares. De hecho, es la primera startup en México y en toda Latinoamérica en la que Salesforce Ventures invierte. Entre los inversionistas también se encuentran ejecutivos de Rappi, Nubank, Cabify, WeWork Latam, Microsoft, el director de tecnología (CTO) de Dropbox, el fundador de Gmail, el CTO de Zenefits, el X-Head de ventas en Gusto y el X-Head de producto de Gusto.

La CEO destaca que una ventaja de contar con ellos, además de respaldar su credibilidad en el mercado, ha sido su red de distribuidores en México y en la región, sobre todo, al estar enfocada a Pymes. Asimismo, el acceso a los recursos de estas empresas. De esta forma, han podido aprender e implementar más rápidamente diversas cuestiones en la startup.

Con el dinero recaudado, Runa tiene como meta llegar a mil empresas en México. Y, aunque de momento sus ingresos son solo en el país azteca, también tiene en la mira a Brasil. En tiempo, McColgan espera lograrlo dentro del próximo año o dos como máximo, mientras que el objetivo planteado a cinco años es de 100 mil empresas distribuidas en siete países latinoamericanos.