El primer año de Destiny 2 está muy lejos de ser lo que los desarrolladores y, sobre todo, los usuarios quisieran. La falta de contenido, la sucesión de DLC que no han solventado los grandes problemas de la experiencia base son solo algunos de los problemas que han llevado a que la comunidad haya descendido de forma más acusada y más rápidamente que en la primera entrega, también caracterizada por unos primeros compases algo polémicos.

Fue entonces, con la gran expansión The Taken King lanzada un año después del estreno del videojuego, cuando Bungie dio un giro de 180º con el proyecto y atendió la inmensa mayoría de peticiones de la comunidad al tiempo que insufló de nueva vida a golpe de grandes cambios y novedades. Ese papel, el de expansión tradicional que añade al tiempo que arregla en Destiny 2, le corresponde a Forsaken, anunciada hace semanas y fechada para el próximo 4 de septiembre. Ahora, acercándonos a su lanzamiento, el videojuego protagoniza un nuevo número de Game Informer cargado de novedades.

La Ciudad Onírica, clave del endgame

Ya en el vídeo de presentación de la expansión, Bungie afirmó que esta nueva zona estaría especialmente pensada para el contenido dedicado a los jugadores de máximo nivel como, afirmaban, una de las raids más complejas de la saga. De hecho, no podremos entrar en esta nueva zona hasta, que tendrá un tamaño semejante a Nessus, que completemos la campaña de la expansión y las primeras actividades disponibles en la Ciudad Onírica serán de una dificultad especialmente elevada.

Una de las peculiaridades de esta residirá en que será cambiante y a lo largo de las semanas se irá desentrañando el misterio que le rodea, centrado en los elfos que la habitan y la amenaza de un insidioso dragón. Los cambios se darán en ciclos de tres semanas y, cada una de ellas, Petra Venj irá cambiando de sitio e influyendo en la localización. Confirman que, conforme el lugar esté más y más maldito, terminará desvelándose un gran secreto.

Detalles sobre las nueve nuevas subclases

Bungie no es una compañía precisamente derrochadora o generosa con sus novedades en distintos DLC y expansiones y quizá por ello sorprende tanto que no se conformen con una nueva subclase para cada personaje y se vayan a un total de nueve, una centrada en cada daño elemental: vacío, fuego y arco. Eso sí, Scott Taylor, director de la epxansión, ha confirmado que todavía no han decidido si publicar todas ellas de golpe; de hecho, afirma que lo que entra en sus planes es ofrecer tres en el momento de su lanzamiento y esperar a que la comunidad se adapte a ellas para añadir el resto.

Los cazadores podrán echar mano de cuchillas espectrales que giren en torno al sigilo y la discrección, cuchillos que lanzar a distancia y con los que golpear a melé y la posibilidad de usar un bastón para protegernos y, al tiempo, desatar sus poderes eléctricos. Los titanes volverán a hacer uso de su escudo en la habilidad centrada en el vacío, portarán un mítico martillo que hará arder a los enemigos a base de explosiones y, en su habilidad de arco, podrán caer en picado contra el suelo generando un gran impacto. Por último, los hechiceros podrán teletransportarse mediante pequeños saltos y terminar explotando, lanzar un rayo de energía al más puro estilo kamekameha y utilizar una espada solar que, al impactar con el suelo, genera una zona en la que los jugadores se curan y ven potenciadas sus habilidades.

Nuevos enemigos, lore y mejoras

Forsaken también será una expansión que haga crecer notablemente el número y variedad de enemigos; los repudiados, la nueva facción de antagonistas escapados de la cárcel espacial, incluirán multitud de clases distintas: los mongrels girarán en torno a rayos lanzados a distancia, los screeb irán en grupos y explotarán, los raiders lanzan cuchillas de vacío explosivas y pueden teletransportarse, los lurkers llevan pequeños escudos, los ravagers son más grandes y sus golpes son muy contundentes y los chieftains utilizarán totems con distintos tipos de daños para ponernos las cosas difíciles.

En cuanto a formas de mejorar nuestro personaje y sus armas, desde Bungie han confirmado que los perks se parecerán mucho a lo visto en el primer Destiny en su mecánica de conseguir nuevos afijos pero sus beneficios y ventajas serán nuevos y diferentes a lo que conocemos; los mods, por otro lado, podrán obtenerse del equipamiento exótico, podrán utilizarse para potenciar y perfeccionar las armas que nos gusten al tiempo que se apueste por distintos estilos de juego centrándose en mejorar el fuego desde la cadera, la precisión en los saltos o el daño extra a los vehículos.