Recién comenzada la tercera estación del año en el hemisferio norte, el mes de julio trae consigo diversos eventos astronómicos de interés. Al principio del verano, una época que durará exactamente 93 días y 15 horas, podremos contemplar Marte al amanecer y Saturno durante toda la noche. No son las únicas posibilidades que tendremos para mirar al cielo durante las próximas semanas.

El calendario astronómico de julio incluye dos eclipses, uno parcial de Sol y otro total de Luna. Además tendrán lugar diversas lluvias de estrellas, de carácter débil, que servirán como avance de los meteoros más esperados del año —las perseidas o lágrimas de San Lorenzo, que veremos en agosto—. Estos son los eventos de la astronomía en 2018 que no debes perderte durante los próximos días.

Eclipse total de Luna

El próximo viernes 27 de julio tendrá lugar un eclipse total de Luna, un fenómeno celeste que sucede cuando el satélite entra en el cono de sombra de la Tierra. Durante este evento astronómico —que se da siempre con plenilunio—, el Sol, nuestro planeta y la Luna están alineados en el mismo plano. Como consecuencia del eclipse de Luna, el satélite se teñirá de un característico color rojo —una tonalidad que aparece por la refracción de los rayos solares por culpa de la atmósfera terrestre—.

Será el eclipse de Luna más largo de todo el siglo XXI, con una duración de la fase total de 1 hora y 43 minutos. El anterior evento de este tipo, que tuvo lugar el pasado mes de enero, se prolongó durante 1 hora y 16 minutos, pero no fue visible desde España. En total, el eclipse comenzará a las 20:25 h y terminará casi cuatro horas después, a las 00:19 h (hora peninsular). Además este fenómeno celeste se dará coincidiendo con el apogeo lunar, el punto en el que el satélite estará más alejado de la Tierra.

El eclipse total de Luna se podrá ver desde España, convirtiéndose en el único eclipse visible desde nuestro país. Las Islas Baleares serán la mejor región para contemplar el evento astronómico, que comenzará a las 20:24 h (hora local peninsular), lo que dificultará su observación durante los primeros instantes. En esos momentos iniciales, según explica el Observatorio Astronómico Nacional (OAN), el satélite estará aún bajo el horizonte.

Será a partir de las 21:30 h cuando empiece la fase total del eclipse, justo a la misma hora en la que la Luna saldrá en Madrid. El máximo del eclipse tendrá lugar a las 22:21 h (hora peninsular). El resto de fases sí serán visibles desde la península ibérica, las Islas Baleares y Canarias, aunque el satélite presentará una elevación bastante baja. Este fenómeno, que debe contemplarse desde regiones con baja contaminación lumínica, también se podrá ver en otras zonas de Europa, Sudamérica, África, Asia y Australia.

Eclipse parcial de Sol

Unos días antes del esperado fenómeno lunar, el viernes 13 de julio, tendrá lugar un eclipse parcial de Sol. La duración de este evento, que en todo caso debe contemplarse con la protección adecuada para los ojos, no superará las cuatro horas. Sin embargo, hay dos motivos por los que este fenómeno no resultará demasiado interesante. Por un lado, solo se ocultará un pequeño porcentaje del Sol. Por otro lado, el eclipse solo se contemplará desde algunas regiones de Australia y desde la Antártida, por lo que la mayor parte de los habitantes del planeta no podrán seguirlo en directo.

Varias lluvias de estrellas

Durante el mes de julio habrá cinco lluvias de estrellas diferentes, aunque ninguna será demasiado relevante en comparación con las famosas perseidas de agosto. Según el Observatorio Astronómico Nacional, los meteoros que podremos ver durante los próximos días serán las pegásidas (cuyo máximo será el 10 de julio), las phoenícidas (13 de julio), las piscis austrínidas y las delta-acuáridas sur (28 de julio) y las alfa-capricórnidas (30 de julio).

La Luna y los planetas en julio

El viernes 13 de julio, el mismo día del eclipse de Sol, habrá Luna nueva y nuestro satélite se encontrará en el perigeo, es decir, en el punto más cercano a la Tierra en su trayectoria elíptica alrededor del planeta. El jueves 19 de julio, la Luna estará en cuarto creciente; posteriormente, el viernes 27 de julio se situará en el apogeo —la localización más alejada– y en fase llena. Por último, el domingo 29 de julio Marte estará en oposición con la Tierra. Esto supone que el planeta rojo se observa, desde la Tierra, en sentido opuesto al que vemos al Sol, una posición que, según el Instituto de Astrofísica de Canarias, permitirá contemplarlo durante toda la noche.