El uso del reconocimiento facial por parte de las autoridades estadounidenses está dando mucho de qué hablar.

Hace dos años que Amazon lanzó su servicio en línea que permite identificar en imágenes rostros y otros objetos, Rekognition. Inmediatamente comenzó a vendérselo a las agencias de aplicación de la ley para ayudarles en investigaciones criminales.

Entre los primeros que empezaron a probar el programa se encuentran la policía de Orlando, en Florida, y la oficina del Sheriff del Condado de Washington, en Oregón. Sin embargo, la violación a la privacidad de la gente que supone el uso de esta tecnología ha provocado un aumento de críticas y preocupaciones por parte de los grupos de defensores de los derechos humanos.

Aunado a lo anterior, el contrato entre Amazon y el Departamento de Policía de Orlando ha expirado la semana pasada. Por ello, la policía de la ciudad ha decidido finalizar su prueba piloto con el programa Rekognition y aún no decide si renovará su contrato con el gigante del comercio electrónico.

La ciudad de Orlando y su Departamento de Policía anunciaron en una declaración conjunta al medio local Florida Politics este lunes:

El personal continúa discutiendo y evaluando si recomendar la continuación del piloto en una fecha posterior. En este momento, ese proceso todavía está en curso y el contrato con Amazon permanece vencido.

El rechazo al uso del reconocimiento facial

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) envió este lunes una carta a los funcionarios de Orlando para alentarlos a suspender el programa. En su texto, la organización sin fines de lucro destaca que la gente "debe tener la libertad de caminar por la calle sin ser vigilada por el gobierno", según recoge Reuters.

El mismo medio reporta que, el mes pasado, más de 40 grupos de derechos civiles enviaron una carta al presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, argumentando el riesgo al abuso en el que puede caer el uso de esta tecnología.

Dos miembros del Congreso estadounidense han compartido las mismas preocupaciones. Se trata de Keith Ellison y Emanuel Cleaver, quienes también enviaron una carta al CEO de Amazon, en la que le preguntan cómo Rekognition está siendo usada por la policía.

Por su parte, los empleados de Amazon escribieron su propia carta la semana pasada en que señalan que la herramienta "finalmente serviría para dañar a los más marginados". Sin embargo, parte, la empresa ha insistido que sus clientes deben acatar la ley y usar Rekognition de manera responsable.

Amazon Web Services indicó hace un mes en comunicado que su descubre un abuso de su tecnología por parte de sus clientes, suspendería su derecho a usar sus servicios. También defendió su servicio argumentando que de igual manera se puede usar un ordenador con fines ilegales, pero que "nuestra calidad de vida sería mucho peor hoy si prohibiéramos las nuevas tecnologías porque algunas personas podrían optar por abusar de la tecnología".

Pese a estos esfuerzos, la semana pasada fue dado a conocer la implementación obligatoria del reconocimiento facial para todos los pasajeros de vuelos internacionales en el aeropuerto de Orlando. Por otro lado, se ha revelado que Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) está probando esta tecnología en la frontera con México.

En China, el uso del reconocimiento facial ya ha dado frutos a la policía. Mediante esta tecnología, pudieron identificar a un hombre sospechoso de un delito durante un multitudinario concierto y arrestarlo.