Google comienza a vender hoy el Google Home y el Google Home Mini en España, sus dos altavoces inteligentes pensados para el hogar con los que quiere conquistar las casas de un territorio que muy pronto recibirá también a los homólogos de Amazon, que se disputarán la presencia en las casas españolas. Dos apuestas, las de Google, que siembran la duda entre aquellas personas que no saben cuál de los dos es más conveniente por las opciones que ofrece.

En este artículo intentaremos despejar las principales dudas que ofrecen de cara a su adquisición tanto el modelo estándar como el de tamaño más reducido. Ambos con sus ventajas e inconvenientes, pero eso dependerá del uso particular que se les quiera dar a los dispositivos.

Lo que es igual: Google Assistant

La característica más notable de estos altavoces es, como no podía ser de otra manera, el asistente virtual. En ambos encontramos a Assistant, el propietario de la compañía que tantas buenas críticas ha conseguido recabar en su tiempo de existencia, un espacio de tiempo en el que ha adelantado a su rival Siri por la derecha y se equipara con Alexa, de Amazon. Assistant en los Google Home ofrece todas las bondades que ya encontramos en los smartphones, pudiendo pedir desde información acerca del tiempo o de una persona famosa hasta los resultados del último partido del Mundial de Fútbol de Rusia 2018.

Su integración con estos dispositivos hace que sea particularmente atractivo por la implicación en aspectos de domótica, lo cual hace que podamos controlar mediante comandos de voz la temperatura de la casa, si disponemos de un termostato inteligente, o reproducir una serie de Netflix en la televisión a través del Chromecast, por ejemplo. Todo un abanico de opciones de la mano de un asistente virtual al que poco se le puede reprochar a día de hoy.

Lo que no es igual: el sonido

Aunque el asistente virtual ofrezca idénticas funciones, esto no quiere decir que no existan diferencias entre ambos productos. De esta manera, el Google Home Mini no cuenta con los controles táctiles de la parte superior que sí tiene el modelo estándar, perdiendo también los dos micrófonos con alta capacidad de reconocimiento para detectar las órdenes incluso en ambientes ruidosos, lo que deriva en menores funcionales y una utilidad más reducida en el momento de interactuar con el dispositivo. Aún así, esto no incide de manera tan directa en su uso como sí lo hace la diferencia principal entre ambos: el sonido.

Como es natural, el modelo de mayores dimensiones dispone de un mejor desempeño en el apartado del audio, pues cuenta con más espacio en su interior para crear un sistema algo más complejo de lo que permite el compacto formato del Mini. Esto es crítico para aquellos que busquen utilizar el terminal como un reproductor de música de manera más o menos regular, pues la calidad de sonido del Mini es suficiente únicamente para usos puntuales.

Así mismo, mientras que este último cuenta con un único altavoz en disposición de 360 grados, el Google Home cuenta con dos transductores y dos altavoces pasivos, lo cual ayuda a crear una calidad de sonido bastante mejor que la del modelo de menor precio y tamaño. Aunque tampoco ofrece una calidad a la altura de las exigencias de los más audiófilos, será una muy buena opción para aquellos que buscan un dispositivo competente para reproducir música al tiempo que se combina con las funciones inteligentes del mismo.

Por último, uno de los factores más decisivos: el precio. No todo el mundo está dispuesto a realizar una cierta inversión en un dispositivo que no sabe si dará demasiado uso, entre otras variables, por lo que es uno de los aspectos a considerar. El Google Home llega al mercado con un precio de 149 euros, mientras que el Mini desciende hasta los 59 euros.