La Universidad de California en Irvine ha abierto una investigación por acoso sexual contra el científico español Francisco J. Ayala. Cuatro mujeres de la comunidad universitaria denunciaron a Ayala —uno de los máximos especialistas mundiales en Biología evolutiva— ante la Oficina de Igualdad de Oportunidades y Diversidad (OECD, en inglés) de la institución.

Kathleen Treseder, catedrática de Ecología y Biología evolutiva, Jessica Pratt, profesora asistente, Benedicte Shipley, decana adjunta, y la estudiante de doctorado Michelle Herrera denunciaron el año pasado a Francisco J. Ayala. La Universidad de California abrió la investigación en noviembre de 2017 y ha presentado ahora sus conclusiones, después de haber analizado las acusaciones y haber entrevistado a más de sesenta testigos.

"El comportamiento del profesor Ayala desafió nuestras creencias fundamentales y fue inconsistente con nuestras políticas, pautas y capacitación requerida", ha lamentado Howard Gillman, rector de la Universidad de California en Irvine. "Dada la cantidad y la amplitud de las acusaciones fundamentadas, y las diferencias de poder en juego, decidí que mantener el nombre del profesor Ayala en una posición honorífica sería un error", ha añadido.

La institución académica ha decidido retirar el nombre de Francisco J. Ayala de la Facultad de Ciencias Biológicas, de la Biblioteca Central de Ciencias, y de los programas de becas, entre otras medidas disciplinarias. Además de su carrera docente e investigadora, Ayala había donado millones de dólares a la institución académica, que había decidido homenajearle poniendo su nombre en diferentes centros e iniciativas. La renuncia de Ayala, según explica la Universidad de California en un comunicado, se producirá a partir del 1 de julio de 2018, fecha a partir de la cual "se abstendrá de participar en actividades universitarias".

Quién es Francisco J. Ayala

Francisco J. Ayala Pereda (Madrid, 1934) es licenciado en Física y Teología. Se doctoró en la Universidad de Columbia en 1964 y fue discípulo del genetista Theodosius Dobzhansky. Desde finales de los ochenta trabajaba en la Universidad de California, un puesto que compaginó con la presidencia de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, en inglés), la organización de investigadores más importante del mundo, y con el trabajo como asesor del Gobierno de Bill Clinton..

El investigador madrileño, que también formó parte de los impulsores del Proyecto Genoma Humano, ha dedicado su carrera científica al estudio de la evolución. Hasta las denuncias por acoso sexual, había recibido numerosos reconocimientos, como la Medalla Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Hipertextual se ha puesto en contacto con Ayala y con las investigadoras denunciantes, un miembro del laboratorio ha indicado a este medio que el profesor se encuentra de viaje.

El profesor Ayala ha dicho a Los Angeles Times (versión en Google Cache) que "lamenta profundamente que lo que siempre había considerado que eran buenos modales de un caballero europeo —saludar de forma calurosa a las compañeras, con un beso en ambas mejillas, felicitarlas por su belleza— hiciera que se sintieran incómodas colegas a las que respeta". El científico madrileño ha señalado "que no fue su intención hacerlo" y que tenía demasiado respeto como para seguir defendiéndose con apelaciones y demandas, por lo que dice que seguirá con su investigación en otro lugar.

Las denuncias contra Francisco J. Ayala por acoso sexual fueron presentadas semanas después de las acusaciones contra Harvey Weinstein, un poderoso productor de Estados Unidos, y del nacimiento del movimiento #MeToo. No es la primera vez que se investiga a un científico tan relevante por abuso y acoso sexual. Recientemente, Inder Verma —pionero de la terapia génica— fue investigado en el Instituto Salk de California por un caso parecido.