Después de meses de numerosos conflictos por la "cacería" a los vehículos de Uber y por la falta de una ley que apoyara la regulación del servicio en el estado de Quintana Roo, el Congreso ha aprobado la nueva Ley de Movilidad que permitirá la entrada de plataformas digitales como Uber y Cabify.

Esta regulación estará basada en la creación del Instituto de Movilidad del Estado, el cual estará encargado de gestionar, diseñar, evaluar y hacer un seguimiento de las políticas que se lleven a cabo en este ámbito. El director general de este nuevo organismo tendrá la facultad para otorgar las concesiones, una responsabilidad que antes recaía en el gobernador del estado. Con este cambio, se pone fin a la discreción con la que antes se caracterizaba a las concesiones en el transporte público y, de esta manera, se pretenden evitar las prácticas monopólicas.

La operación de Uber en Quintana Roo se someterá a consulta pública

El conflicto entre Uber y Quintana Roo podría haber llegado a su fin, aunque con condiciones. La aprobación de la nueva ley de movilidad obliga a los vehículos que operen a través de plataformas digitales que no tengan más de cuatro años de antigüedad, que su valor sea 2.500 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) -que supone alrededor de 250.000 pesos- y tener un máximo de cinco plazas.

Estas medidas deberán cumplirse para que se pueda operar en el estado, además de no ir en contra de lo que se entiende como el interés público de los ciudadanos y la calidad del transporte en el estado.

La votación a favor de la Ley de Movilidad llega justo después de que Uber decidiera suspender sus operaciones en Quintana Roo durante tres meses por las estrictas condiciones que exigía la regulación. La demanda principal se basó en la votación de una ley que legalizara el servicio. Una vez aprobada, los puntos de la misma fueron motivo de polémica.

En un comunicado facilitado a Hipertextual, Uber reconoció "el primer paso hacia adelante que el Congreso de Quintana Roo ha dado a favor de los quintanarroenses, al reafirmar los derechos de sus ciudadanos por nuevas y mejores opciones de movilidad, así como oportunidades de autoempleo".

Continuaremos trabajando junto con las autoridades para impulsar el acceso a las soluciones de movilidad y oportunidades de autoempleo que Uber facilita en beneficio de Quintana Roo. Estaremos pendientes a la publicación de la nueva Ley de Movilidad de Quintana Roo para determinar los siguientes pasos referentes a la operación de Uber en el estado.

Después del final de la sesión del Congreso de Quintana Roo, algunos grupos de taxistas se manifestaron en lugares como Playa del Carmen y Chetumal para mostrar su disconformidad sobre la ley que puede afectar su economía y que regula las operaciones del servicio que consideran como competencia desleal.

A pesar de que la legislación aprobada podría ser la manera en la que se pondría punto y final a muchos meses de enfrentamientos e incertidumbre por el futuro de la plataforma en el estado, los conflictos con los taxistas podrían seguir siendo uno de los retos para los conductores de Uber en Quintana Roo.

Uber enfrenta la nueva regulación en uno de los estados más turísticos de México

El Instituto de Movilidad del Estado, que entrará en vigor dentro de 90 días, será un organismo público descentralizado pero que formará parte de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (SEDETUS). Este aspecto es el plato fuerte de la ley movilidad que pretende garantizar el derecho a la movilidad de las personas.

Además de dar entrada a servicios de transporte privado como Uber, la regulación también pretende diseñar e impulsar otros programas para que los habitantes del estado tengan nuevos hábitos de movilidad y así se consigan mejorar las condiciones del transporte.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.