Ayer Electronic Arts y DICE presentaron en sociedad su próximo gran proyecto, Battlefield V. Lo hicieron mediante un evento de presentación que, como viene siendo costumbre en ambas compañías, estuvo falto de ritmo y, pese a sus casi cuarenta minutos de duración, contó muy poco sobre su proyecto estrella para este 2018. Sí, el reveal concluyó con un espectacular tráiler pero no fue hasta minutos después, gracias a las impresiones de algunos afortunados que pudieron ver más sobre el proyecto, cuando conocimos los grandes cambios de Battlefield V.

Y es que la nueva entrega de la saga llegará sorprendentemente cargada de cambios del todo relevantes más allá de los citados en el evento de hace unas horas. Desde la forma en la que nos moveremos y dispararemos hasta nuestra vida o las interacciones con nuestros compañeros pasando, como no podía ser de otro modo, para nuevos modos de juego y mecánicas añadidas. Desgranamos las grandes novedades de Battlefield V.

Un movimiento diferente

Para empezar, DICE parece querer cambiar la base misma de la experiencia Battlefield, el cómo nos movemos y cómo disparamos. Ya en el tráiler vimos nuevas acciones como la posibilidad de devolver granadas o dispararles en el aire así como lanzarnos al suelo de espaldas. Sobre esto, parece que inspirados por Rainbow Six Siege nos podremos mover con mayor libertad y realismo en esta entrega, pudiendo girar en el suelo y tumbarnos boca arriba viendo cómo, gracias a un mejor trabajo en las físicas, nuestras extremidades se adaptarán a nuestro entorno.

De la misma forma, nuestras pisadas también afectarán y se verán afectadas por el estado del terreno, moveremos el césped mientras reptamos, etc. Y en el fragor de la batalla, DICE promete que sentiremos un gunplay profundamente cambiado con un especial énfasis en conseguir un retroceso más previsible que podamos aprender y controlar.

Más interacciones que nunca

Al igual que en otros campos, la ambición por conseguir una experiencia algo más realista o, al menos, alejada de la locura arcade llega a las acciones rutinarias de los soldados. Lo más significativo y evidente es que, ahora, cada interacción vendrá acompañada de una pequeña animación: desde la curación hasta el abastecimiento de munición (muy necesario debido a la escasez de balas, según prometen) o el evitar una ejecución, todo será algo más pausado. Además, en el caso de los médicos, éstos podrán arrastrar a los compañeros heridos a rincones más seguro y curarlos de forma más rápida (y rellenando la vida de salud al 100%) que el resto del equipo.

Y es que, sí, esta es otra pequeña gran novedad: rasgos hasta ahora exclusivos de clases como el médico o el ingeniero serán comunes y cualquier jugador podrá sanar a compañeros o reparar vehículos. La diferencia estará en que, como ya hemos comentado, solo las clases especializadas podrán explotar sus ventajas de la forma más eficiente. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Construcciones al estilo Fortnite

Bautizadas como fortificaciones, éstas serán distintas creaciones por parte de los jugadores que irán desde un puesto de torreta hasta una pequeña barricada en una ventana o puerta pasando, esto solo gracias a clases especializadas, por reforzar y apuntalar edificios en ruinas o con peligro de derrumbe. Todo ello aportará una profunda capa de estrategia y contrarrestará la conocida destructibilidad del escenario, ya marca de la casa.

Gran énfasis en la personalización y progresión

Battlefield 1 es un excelente videojuego pero que, durante sus primeros meses de vida, incluía opciones de personalización y mejora de personajes sorprendentemente escasas viniendo de entregas como Battlefield 4. Desde DICE han aprendido la lección y ayer confirmaron que, por distintas vías, Battlefield V ofrecerá una amplísima plétora de opciones de personalización y progresión, diferenciando ambas de forma clara.

De esta forma, podremos elegir clases generales y desarrollar subclases en base a las habilidades y ventajas que vayamos eligiendo hasta conseguir decenas de arquetipos diferenciados y con sentido en el campo de batalla. Las armas, por su parte, contarán con algo semejante a un árbol de habilidades, amén de hasta siete puntos de personalización (miras, culatas, cargadores, bocas, etc.), a través del cual las desarrollaremos y adaptaremos a nuestro gusto y uso particular. Lo visual, tanto en nuestro personaje como en nuestro equipamiento, también será altamente customizable.

Adiós a los micropagos, hola a los DLC gratuitos

Han escarmentado. Tras la polémica suscitada por las cajas de loot en Star Wars Battlefront II, DICE y Electronic Arts han sido muy claros al respecto: Battlefield V no será un videojuego pay to win, no se podrá conseguir ventaja alguna pagando y, por extraño que parezca, no incluirá las citadas cajas de botín. Además, importante, se tomará la misma decisión que con el FPS de Star Wars y, diciendo adiós al Premium Pass, todos los contenidos futuros en forma de mapas, armas y otras actividades llegarán de forma gratuita.

Y lo habrá. Ayer se habló del modo Tides of War en el que de forma progresiva irán incluyendo nuevas campañas y modalidades, con tintes narrativos en algunos casos, viajando por otras zonas no incluidas en el juego base (confirmaron Francia, Rotterdam y el norte de África de lanzamiento).