Para sorpresa de muchos, especialmente de los inversionistas públicos, Telegram ha decidido cancelar su oferta inicial de monedas (ICO) y no poner a disposición del público en general la venta de su criptomoneda, Gram.

De acuerdo con una fuente anónima citada este miércoles 2 de mayo por The Wall Street Journal (WSJ), la popular aplicación de mensajería ha reunido tanto dinero de un pequeño grupo de inversores privados que ya no necesita realizar la venta de criptomonedas que tenía planeada para el público inversor en general.

Telegram recaudó en la primera preventa que llevó a cabo en febrero 850 millones de dólares de 81 inversores, incluyendo firmas de capital de riesgo como Benchmark y Sequoia Capital. Después recaudó en una segunda ronda que realizó en marzo otros 850 millones de dólares de 94 inversores. En total, ha reunido 1.7 mil millones de dólares de menos de 200 inversionistas privados.

Y ahora, ¿qué pasará con el dinero recaudado? Supuestamente será destinado al proyecto Open Network de Telegram, el cual seguirá financiando su plataforma de mensajería y desarrollando nuevas funciones. La red se construiría con un libro público que eventualmente serviría como una alternativa a Visa o Mastercard, según la popular app de mensajería.

Como señaló la fuente anónima a WSJ, Telegram no necesita mucho más de 1.7 mil millones de dólares para construir y comercializar Telegram Open Network. La compañía solo planea gastar 400 millones de dólares en los próximos tres años, según su libro blanco. Por tal razón, con lo que ya ha recaudado puede darse el lujo de prescindir de lanzar su ICO al público en general.

Regulaciones más estrictas

Según otra fuente citada por WSJ, el cierre también podría deberse a las regulaciones cada vez más estrictas que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC) y que han propuesto otros legisladores desde que Telegram comenzó a planificar su ICO a principios de este año.

En febrero pasado, el presidente de la SEC, Jay Clayton, reprendió a las ICO que no se registraron en el organismo que preside. "Muchas ICO se están llevando a cabo ilegalmente. Sus promotores y otros participantes no están siguiendo nuestras leyes de seguridad", declaró Clayton ante el Congreso estadounidense, según recoge The Verge.

De hecho, WSJ dio a conocer en marzo que la SEC había enviado citaciones a una docena de empresas de monedas digitales, incluyendo tecnológicas que habían lanzado alguna ICO.

Al final, la cancelación llega como un duro golpe para los inversionistas públicos dado que representaba una de las mayores oportunidades de inversión en criptomonedas de la historia. Y con esto, Telegram deja atrás las buenas intenciones que tenía de democratizar la forma en que se financian los proyectos de blockchain.