LG ha presentado hoy el que supone la renovación de su gama G, una de las que más ha distinguido a la compañía durante años pero que parece haber ido perdiendo fuelle con cada nuevo lanzamiento. Si el año pasado veíamos un LG G6 que quedaba a medio camino para lo que demandaba el mercado en ese momento, con este nuevo terminal el fabricante parece volver a pecar de lo mismo y trae un LG G7 que, a priori, lo tendrá complicado de cara al público.

No será por las especificaciones, ya que la compañía surcoreana incluye en este terminal, según sus variantes (LG G7 o G7+), 64 o 128 GB de almacenamiento interno y 4 o 6 GB de RAM, además del eficiente Snapdragon 845 que tan fantásticos resultados ofrece en terminales como el Xiaomi MI MIX 2S o el Sony Xperia XZ2. Tampoco será por su diseño y acabado, que incluye el cristal como materia primera para la parte trasera. Ni por otras especificaciones como pueden ser la resistencia al agua y polvo con certificación IP68. Tampoco, apurando, lo será por la pantalla de 6,1 pulgadas con panel LCD en lugar de OLED.

Inteligencia artificial y 'notch', dos bazas que ya nos suenan

LG se jacta de estar amplificando la inteligencia artificial con la que cuentan sus teléfonos, algo que hace a este G7 llevar ese peculiar apellido. Inteligencia artificial que se ve aplicada de manera especial a sus cámaras de 8 megapixeles en el frontal y 16 MP en la trasera, además de incluir un botón dedicado para acceder a las funciones inteligentes del terminal que permitirá acceder de manera directa a Google Assistant y Google Lenses. Gracias a ella, será capaz de realizar mejores fotografías reconociendo el entorno, modos de disparo, etc... Si te suena esto de un botón dedicado a la inteligencia artificial y una cámara con funciones potenciadas gracias a esta, probablemente es porque lo hayas visto ya en teléfonos como el Huawei P20 Pro o el Samsung Galaxy S9.

De igual manera ocurre con el notch o ceja, que ya habrás visto a buen seguro en... bueno, en prácticamente todos los smartphones que se han presentado en los últimos meses. Y esto es precisamente lo que jugará a la contra de LG a la hora de comercializar un G7 –del que aún no se sabe precio– que parece más de lo mismo que ya hemos visto por parte de otros fabricantes. Apuesta por el sonido cuando pocos lo hacen, apelando a un sistema de resonancia que lo pondrá por encima de la media. Pero ¿es este un factor determinante a la hora de comprar un smartphone? No para la mayoría de usuarios, desde luego. No obstante, habrá que dar un voto de confianza a LG hasta dentro de unos días, cuando contemos con el análisis completo del terminal y hayamos podido evaluar en primera persona todas sus características.