El hackeo a bancos mexicanos a través del sistema de pagos electrónicos interbancarios (SPEI) ha puesto en el punto de mira la seguridad del sistema financiero en el país. El Banco de México (Banxico) conformó el robo de millones pesos a través de la vulneración de la seguridad de diversas entidades financieras.

Como respuesta y para evitar futuros casos parecidos, Banxico ha anunciado la creación de la dirección de Ciberseguridad con el objetivo de fortalecer la protección de los datos que están a disposición del instituto. A través de políticas, lineamientos y estrategias institucionales, la iniciativa pretende también asegurar los sistemas de operación y los procesos del banco central.

La dirección de Ciberseguridad estará adscrita a la dirección general de Tecnologías de la Información y se coordinará con la gerencia de seguridad de Tecnologías de la Información.

El proyecto para evitar nuevos hackeos a entidades bancarias tendrá via libre para acceder a cualquier tipo de información, tanto reservada como confidencial, del Banco de México, así como acceso total a todas las áreas, registro e información del instituto.

Sin embargo, no se podrá consultar la situación patrimonial ni los informes médicos de los servidores públicos, pensionados y derechohabientes sin la autorización previa y escrita del gobernador de Banxico, informó el documento publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

La nueva división ha sido la respuesta a las fallas reportadas en el sistema del SPEI por parte de dos bancos y una casa de bolsa el pasado mes de abril. En ese momento, no habían elementos suficientes para confirmar que se tratara de un hackeo pero este fue confirmado el pasado lunes 14 de mayo por Alejandro Díaz de León, el gobernador del Banco de México.

"Nuestro mensaje a todos los usuarios del sistema financiero es que los sistemas de pagos son seguros, están funcionando, las acciones que hemos tomado están encaminadas a que se siga operando con el menor retraso posible, y estaremos reforzando con medidas adicionales, no nada más en cuanto a sistemas de pagos sino acerca de todo el compromiso asociado en el sistema financiero con los temas de ciberseguridad", explicó Díaz de León.

A pesar de que la vulneración de la seguridad no ha afectado a ningún cliente, hasta el momento no se ha podido determinar si el ataque proviene del interior o del exterior de México. No obstante, el hackeo sí ha tenido un impacto en la cadena de pagos electrónicos y no se tienen precedentes de ataques parecidos en México.