Valve, creadores de videojuegos exitosos como Half Life, Counter-Strike, Portal, Left 4 Dead, Team Fortres y la compañía detrás de Steam, ha adquirido a Campo Santo, quienes saltaron a la fama por desarrollar el aclamado título independiente Firewatch.

Los 12 empleados de la pequeña compañía se mudarán a las oficinas centrales de Valve en Seattle, Washington (Estados Unidos).

Campo Santo asegura que seguirán trabajando en su próximo videojuego, In The Valley of Gods, pero más importante: no será una exclusiva en PC bajo Steam.

También seguirán ofreciendo soporte a Firewatch, seguirán corrigiendo bugs al videojuego y seguirán actualizando Quarterly Review.