Sin duda Mario es un ícono no sólo de la compañía Nintendo sino de la cultura popular. Desde que apareció por primera vez en Donkey Kong en 1981 cautivó a los jugadores y pronto tuvo su propio título y, como se dice, el resto es historia.

El creador de Mario y de varios de los personajes más emblemáticos de Nintendo, Shigeru Miyamoto, cambió para siempre la historia desde que diseñó a este peculiar y audaz plomero. Sin duda, Mario tiene en su haber muchas historias luego 37 años de su nacimiento. Miyamoto no se equivoca al decir que se trata de un personaje que ha acompañado a padres e hijos durante ya casi cuatro décadas.

Repasemos, pues, algunas historias sobre Mario y como se definieron sus características más representativas.

La vieja Nintendo

Nintendo Co. es una empresa que labora desde hace 128 años. Fue fundada por Fusajiro Yamauchi y su primer producto fue nada menos que barajas Hanafuda, naipes tradicionales del Japón con los que se juega en diversos formatos. Tuvieron que pasar varias etapas de la empresa (y muchas dificultades) para que se ésta se interesara por los videojuegos. Finalmente lo hizo en la década de los ochenta cuando contrató a un jovensísimo Shigeru Miyamoto para que diseñara un nuevo juego para una arcade.

El sede de Nintendo en 1889.

Un bigote y una gorra

Miyamoto ha dicho en entrevista que la apariencia de Mario se debe en gran medida a los límites tecnológicos de la época. Y es que los videojegos eran monocromos y con una reducida cantidad de pixeles. Por tal motivo, Miyamoto diseñó su personaje pensando en que necesitaba dar la sensación de movimiento y para distinguir las facciones del personaje puso un gran bigote en la cara de Mario y una gorra para facilitar su animación posterior. Y así comenzó a definirse el Mario que todos conocemos.

Jumpman

Mario tuvo antes otros nombres, primero Mr. Video y luego Jumpman. En su travesía para rescatar a una chica llamada Pauline (Lady en Japón) daba saltos para sortear los obstáculos que le ponía el inquieto Donkey Kong. Miyamoto ha dicho en varias ocasiones que no pensó mucho en el nombre sino en lo que este personaje mejor sabía hacer, por tal motivo le llamó Jumpman («hombre saltador» en inglés). Donkey Kong fue uno de sus primeras tareas que se le asignaron al llegar a Nintendo y para ello se inspiró en la serie animada 'Popeye', pero sustituyó a los personajes principales por un gorila, un chico valiente y una damisela en peligro.

It's me, Mario!

En 1983, cuando Nintendo comenzó distribuir sus juegos en Estados Unidos, Jumpman obtuvo su nombre con el que pasaría a la historia. Mario Segale era el propietario de las primeras oficinas de Nintendo of América y cuenta la leyenda que tenía un gran parecido con Jumpman. Por tal motivo este plomero saltador fue bautizado como Mario.

El pequeño Luigui

Miyamoto ha declarado que el nombre de Luigui lo obtuvo de una manera muy simple: se fijó en el nombre en Italia más popular después de Mario y listo, el hermano menor de Mario obtuvo su nombre. Claro, para distinguirlos también lo vistió con su distintivo mono verde.

De carpintero a fontanero

En los primeros juegos en donde apareció nuestro Mario, es decir en Donkey Kong y Donkey Kong Jr, aparecía con un martillo con el que se defendía de los barriles que los chicos Kong no se cansaban de lanzar. Más tarde, cuando fue protagonista de su propio título, Mario viajaba por tuberías interminables que lo transportaban a otros mundos. Por esto se dice que se trata de un chico fontanero, aunque, según la página de Nintendo su actividad actual es de "aventurero".

El hombre que da voz a Mario

Charles Martinet ha sido el encargado de dar voz a nuestro Mario por más de 26 años. Él mismo cuenta en este genial video de Great Big Story sobre como casi sin querer y con mucha suerte se convirtió en el actor de voz de Mario y de varios de los personajes de Nintendo.

👇 Más en Hipertextual