El mundo se conmocionó con la repentina muerte de Tim Bergling, el DJ sueco mejor conocido como Avicii con apenas 28 años. Pocos días después su familia emitía un comunicado en el que dejaba entrever que la causa de su muerte fue por suicidio.

La corta vida de Avicii estuvo marcada, no solo por su amor-odio con los escenarios y la industria musical, sino por sus problemas de salud que lo obligaron a retirarse de los escenarios en 2016.

Parte importante de su salud decadente fueron los abusos causados por su adicción al alcohol, que le causó una pancreatitis aguda. Avicii no escondía públicamente sus enfermedades y sus demonios, de hecho los atribuía a un ritmo de vida en el que simplemente no se sentía del todo cómodo.

"Avicii: historias verdaderas", el documental que mostró el frágil estado de salud del DJ años antes de su muerte

El documental, disponible en Netflix, Avicii: Historias verdaderas (Avicii: True Stories), estrenado en octubre de 2017 y disponible en la plataforma desde marzo pasado, muestra el lado personal del artista, pero sobre todo sus problemas de salud que lo llevaron a retirarse, incluyendo 30 minutos de su última sesión como DJ en Ibiza.

El documental fue dirigido por Levan Tsikurishvili quien durante una presentación explicó cuál era el enfoque que buscó lograr:

Quería hacer un filme brutalmente honesto sobre Tim como persona, no solo de Avicii. Todo el mundo conoce al DJ pero pocos conocen a la persona. Creo que este documental muestra su lucha interna y su carácter. Ser una celebridad mundialmente conocida no es tan fácil como parece en Instagram.

El objetivo fue conseguido. El documental incluye escenas bastante duras donde se ve a Tim Bergling en situaciones muy duras. Uno de los segmentos muestra al DJ en una cama de hospital, con un portátil en las piernas, escuchando el diagnóstico de un grupo de médicos, quienes le informan que deben recolocarle la vesícula biliar antes de ser dado de alta. Esto sucedió en la mitad de su última gira mundial.

En la siguiente escena se puede observar a Avicii en el asiento trasero de un coche hablando con su manager. Claramente desorientado, cansado y medicado es informado que al día siguiente tiene que estar listo para un concierto y de paso que debe conceder entrevistas telefónicas.

El documental es un testamento del extenuante día a día al que se someten muchas personas que viven del espectáculo musical. En su comunicado, la familia del DJ mencionó lo duro que le resultaba ese ritmo de vida: "Tim no estaba hecho para la máquina de dinero en la que se encontró, era una persona sensible que amaba a sus fans pero le intimidaba ser el centro de atención".

👇 Más en Hipertextual