La relación entre Didi Chuxing y Uber puede ser complicada de entender. Los servicios de transporte privado siguieron el ejemplo del lema "la unión hace la fuerza" para crear un gigante del transporte en China. Sin embargo, en el resto del mundo siguen siendo competidores y los presuntos planes de Didi para llegar a México podrían ser el principio de los problemas para Uber en uno de sus mercados más importantes y rentables.

Además de los planes de expansión, Didi Chuxing anunció que ha empezado su propio servicio de comida a domicilio. El programa piloto empezó en una ciudad al sur de China el pasado 1 de abril, pero la empresa destacó que pretende ampliar el servicio de manera progresiva. De esta manera, Didi entra activamente en un sector hasta ahora desconocido y abre un nuevo terreno de competencia, esta vez a través de UberEats.

Luo Wen, el encargado del nuevo servicio de Didi, anunció que la compañía pretende implementarlo cuanto antes posible en otras partes del mundo. La plataforma china cuenta con 450 millones de usuarios en más de 1.000 ciudades, un público con el que puede empezar a pisar los talones del servicio de comida a domicilio de Uber. Por otro lado, su entrada en el nuevo área de negocio puede suponer una entrada a lo grande en México.

Desde finales de 2017, los rumores de la llegada de la empresa china a México son cada vez mayores y, según apuntan los primeros informes, Didi Chuxing ofrecería, además de viajes privados, otros servicios como motocicletas, bicicletas o scooters. Según las últimas informaciones, también podría estar disponible la opción de comida a domicilio.

Las nuevas de Didi Chuxing son malas noticias para Uber aunque, según las estimaciones, la entrada del competidor en México podría llevar todavía un tiempo. A principios de año, Didi adquirió la empresa brasileña de empresa de viajes compartidos 99, con la cual podría dar inicio a sus operaciones en el país. Uno de los ejecutivos de 99, Matheus Moraes, señaló que están empezando a mirar a México con el objetivo de iniciar las operaciones, una estrategia que podría ayudar a Didi a tantear el terreno antes de llegar definitivamente.

Didi no ha dado detalles sobre sus planes en México ni ha especificado una fecha de llegada, pero los rumores han ido creciendo cada vez más en los últimos meses. Ofertas de trabajo y reportes han dado pistas sobre la entrada en Latinoamérica de uno de los servicios más cotizados alrededor del mundo. México sería su puerta de entrada al continente, aunque todavía quedan muchos temas pendientes que la compañía debe aclarar.

Para Uber, México es uno de sus mercados más importantes y, hasta el momento, la plataforma ha conseguido mantener su presencia frente a otras empresas como Cabify o MyTaxi. Sin embargo, los problemas de la compañía también han llegado al país y el hackeo de 2016 habría afectado a clientes mexicanos, así como los retos para mantener la seguridad.

El avance chino

Didi Chuxing es una de las empresas mejor valoradas del momento y cuenta con una buena cartera de clientes. Su servicio de comida a domicilio contará con el buen respaldo de la compañía, aunque también deberá hacer frente a una dura competencia.

Justo el mismo día que Didi anunció sus planes, Meituan Dianping, la startup china de entrega de alimentos en el gigante asiático, confirmó la adquisición de Mobike. La compañía de bicicletas compartidas sin estación se mantendrá como una entidad independiente de Meituan Dianping, pero contará con el respaldo de una de las grandes empresas chinas.

Mobike inició a principios de este año las operaciones en México, donde empezó a ofrecer sus servicios en la delegación Miguel Hidalgo de la capital mexicana. Al igual que Didi Chuxing compró la brasileña 99 dentro de una posible estrategia para tantear el terreno en el país, Meituan Dianping podría estar llevando a cabo el mismo plan.

Al aliarse con Mobike, la china cuenta con una presencia en México que puede ayudarle a estudiar el mercado mexicano y valorar si vale la pena llevar su servicio al país. Este podría ser el inicio de una mayor integración de servicios provenientes del gigante asiático en un lugar donde las empresas estadounidenses como Uber han llevado hasta ahora el liderazgo.