En una de las ciudades más contaminadas del mundo, toda propuesta de movilidad debe ser como mínimo tomada en cuenta. En la Ciudad de México, han llegado en los últimos años varias opciones para reducir el uso de los vehículos como los servicios de transporte privado y colectivo como Urbvan y Jetty. El sistema Ecobici ha ido ganado cada vez más usuarios y ha llegado a los más de 260.000 usuarios hasta diciembre de 2017. En febrero de 2018, las alternativas aumentaron con un nueva aplicación para fomentar la utilización de las bicicletas.

Mobike es una compañía china de bicicletas compartidas sin estación. El concepto ya conocido en varias ciudades como free-floating permite que los usuarios puedan localizar a través de una aplicación la ubicación de una bicicleta disponible y desbloquearla. Todas las unidades cuentan con un GPS que permite ubicarlas y el coste operativo es mucho menor por no necesitar estaciones. Parecen todo ventajas, pero este modelo ha sido motivo de polémica en algunos lugares como Madrid y Ámsterdam por la llegada masiva de las bicicletas en las ciudades, el abandono de las mismas en las calles y los colapsos en los aparcabicis. Ahora, este servicio aterriza en América Latina con su llegada a la Ciudad de México.

La flota inicial de bicicletas inteligentes ha llegado en primer lugar a la delegación Miguel Hidalgo, en las colonias Anáhuac, Granada y Polanco. El objetivo es lograr un mayor alcance en la ciudad y llegar a más delegaciones. El sistema es "accesible de todos los aspectos: en lo tecnológico porque tiene un modelo diferente con mucha tecnología invertida (más de 60 patentes) y por un tema de accesibilidad económica", explicó René Ojeda, general manager de Mobike para México, en entrevista con Hipertextual.

Ojeda añadió que una de las ventajas más importantes de la compañía es que no necesita recursos públicos y que toda la inversión es privada. Mobike se encarga de proporcionar las bicicletas, la tecnología y el software. "Lo único que pedimos es que se nos incluya dentro de las soluciones para la movilidad".

A pesar de que el servicio no necesita sí recursos del gobierno local de la ciudad a la que lleguen sí es conveniente tener una estrecha relación con las autoridades para evitar conflictos como el de Ámsterdam. "Antes de llegar a cualquier lugar, hablamos con los gobiernos. En el caso de México, hablamos con la delegación durante nueve meses para ponernos de acuerdo en cómo llegar a la delegación Miguel Hidalgo", señaló Ojeda.

Estas conversaciones incluyeron la discusión sobre el número de bicicletas que llegarían inicialmente a las colonias de la capital mexicana. Mobike tiene una estrategia diferente a la de las otras empresas que han sido motivo de polémica en Europa y el escenario ideal para llegar a una ciudad no es abarrotándola de bicicletas. "Esa no es la manera. Creemos que la solución no es llegar y llenar la ciudad porque entonces se convierte en un problema. Estamos en contra de esto", concluyó el general manager.

Sin embargo, al igual que con los servicios de transporte privado, una regulación específica sería la mejor manera de seguir operando y de evitar futuros conflictos.

Objetivo: más bicicletas en las calles

Mobike

El servicio de Mobike pone de relieve la necesidad de alternativas de movilidad que faciliten el transporte de las personas en las grandes urbes. La bicicleta se ha convertido en una de las mejores soluciones: no contamina, no gasta y supone ejercicio físico. Sin embargo, el fomento por parte de los gobiernos para animar a las personas a utilizar esta vía de transporte y el nacimiento de aplicaciones que ofrecen nuevas opciones debe venir acompañado de una regulación.

En primer lugar, René Ojeda apunta que uno de los aspectos más importantes y necesarios es informar a los ciclistas sobre cuáles son sus derechos y obligaciones. La clave, según Ojeda, es aprender a convivir en un lugar en el que circulan automóviles, transporte público, privado, peatones y bicicleta. En esta misma línea, Ojeda citó la Encuesta Origen-Destino 2017 (EOD 2017), la cual da detalles sobre los viajes que se realizan diariamente en la capital. Los datos arrojaron que el 2.2% de los traslados se hacen con bicicleta.

La pregunta es cómo podemos crear una regulación que lleve a que el 5% de los viajes se hagan en bici [en lugar del 2.2%]. Tenemos que trabajar todos juntos para que lleguemos a este número diario.

Además del reto de crear una regulación que fomente el uso de la bicicleta y facilite la operación de plataformas como Mobike, el objetivo a corto plazo para la compañía es aumentar su flota y llevar su modelo a otras delegaciones de la ciudad. El general manager para Mobike en México destacó en entrevista con Hipertextual que están esperando invitaciones de los gobiernos locales y de los gobernadores de otros estados para empezar a trabajar para que "todos los mexicanos deben tener la posibilidad de utilizar le servicio".

La Ciudad de México ha sido la puerta de entrada para Mobike en América Latina por sus características de megalópolis. Altos niveles de contaminación, tráfico intenso y problemas de movilidad. Además, una mayoría de la población destina una gran parte de sus ingresos para desplazarse por la capital. Las bicicletas inteligentes de Mobike pretenden ser una nueva solución que ayude también a la economía de los habitantes. Además de las oportunidades, Mobike también debe hacer frente a uno de los problemas de la capital: la seguridad.

El alto índice de robos, que se ha traducido en plataformas como Uber a través de asaltos, podría ser uno de los conflictos de Mobike. Sin embargo, la tecnología de las bicicletas tiene una solución. En primer lugar, la bicicleta cuenta con un candado inteligente y, en el caso de que se abra de manera irregular, la aplicación manda una alerta al equipo operativo. Estos reciben la señal y pueden tener un seguimiento de dónde se encuentra la bicicleta a través del GPS integrado. Por otro lado, la tecnología de las unidades cuenta con más de 60 patentes y, en el caso de que se llegaran a robar, no se puede utilizar ninguna pieza en otras bicicletas que no sean las de la empresa.

Candados inteligentes y GPS

Mobike

La idea de Mobike con el desarrollo de sus bicicletas es crear un diseño que pueda reducir el costo de mantenimiento y aumentar la vida útil. Para ello, desarrollaron unas llantas a prueba de ponchaduras run-flat y un cuadro de aluminio que cuenta con un sistema de engranaje hidráulico y lleva la cadena por dentro. Las bicicletas pueden estar a la intemperie son problema y tiene un pronóstico de vida de 4 años para realizar entre 8.000 y 12.000 viajes.

El GPS integrado ha sido otra de las principales novedades de las bicicletas inteligentes. Además de informar en tiempo real sobre su ubicación, la inteligencia artificial de Mobike, llamada Magic Cube, ordena esta información y señala dónde es necesario aumentar el número de bicicletas y el horario en el que más se utilizan.

Por otro lado, el candado es el nexo entre la aplicación y las unidades disponibles. Desde la plataforma, se pueden reservar las bicicletas más cercanas a la ubicación y con un escaneo del candado a través de la app se desbloquea automáticamente la bicicleta. A partir de este momento, se sincronizará el viaje y, al finalizarlo, los usuarios tendrán información como la distancia recorrida y las calorías que se han quemado durante el trayecto.

Para utilizar el servicio, solamente es necesario registrarse en la aplicación y pagar un depósito reembolsable de 299 pesos. Los precios de Mobike son 5 pesos por 30 minutos de viaje o un pago anual de 399 pesos para poder utilizar las bicicletas en modo tarifa plana.

La plataforma lleva operando menos de una semana en la colonia Miguel Hidalgo de la capital mexicana, pero hasta ahora, René Ojeda ha señalado que les han pedido más bicicleta en las calles. "El público mexicano está muy expectante sobre temas tecnológicos, están siempre esperando lo más nuevo, es un público muy interesante. Hemos tenido una recepción muy cálida y esperamos tener más bicicletas disponibles".

De esta manera, entra en México un nuevo servicio que, aunque ha sido motivo de polémica en algunas ciudades de Europa, ya se ha convertido en una alternativa de movilidad en China, país donde se empezaron a utilizar las plataformas basadas en el free-floating. En una de las ciudades con más contaminación del mundo, todas las posibles soluciones son importantes. De la mano de la tecnología, han llegado varias plataformas a la Ciudad de México para proponer sus servicios y soluciones a los problemas de movilidad. Que uno de ellos esté enfocado en fomentar el uso de la bicicleta es cuanto menos necesario.