Para las pantallas OLED del iPhone X, Apple tomó como partner exclusivo a Samsung Display. La filial del grupo surcoreano era la única empresa capaz de producir pantallas OLED a la escala y calidad que un producto como el iPhone exige.

Para la gama de iPhone de 2018, Apple quiere que LG Display se sume a la fiesta. El plan, según varias filtraciones, es simple: Samsung fabricará las pantallas del iPhone de 5,8 pulgadas (el más popular) y LG se encargará de las pantallas del iPhone de 6,5 pulgadas.

https://hipertextual.com/analisis/iphone-x

Sin embargo, una exclusiva publicada por The Wall Street Journal asegura que estos planes podrían venirse abajo si LG no logra resolver sus problemas en el proceso de manufactura.

Varias fuentes del diario aseguran que el proveedor se enfrenta a algunos retrasos en los plazos de entrega, lo que causaría una ruptura total de los planes iniciales.

https://hipertextual.com/2017/12/apple-lanzara-2018-iphone-61-pulgadas-con-pantalla-lcd-trasera-aluminio

La diversificación de proveedores es algo que siempre ha caracterizado al proceso de manufactura de Apple. La compañía intenta que dos o más empresas suministren los componentes de sus productos, evitando así la excesiva dependencia de una única compañía.

La próxima gama de iPhone, que probablemente debute en septiembre de este año, podría estar compuesta por tres nuevos modelos: uno económico con pantalla LCD, otro de 5,8 pulgadas con pantalla OLED y un nuevo equipo de 6,5 pulgadas con tecnología OLED.

Todos ellos montarían el nuevo chip de Apple, el sistema Face ID y un diseño similar al del actual iPhone X.