La Comisión Europea no se está tomando a la ligera en los últimos tiempos todo lo concerniente a las redes sociales, poniendo cada vez más atención en todo lo que rodea a estas plataformas y que, en última instancia, puede terminar por afectar al conjunto de la sociedad de manera negativa. Lo hemos visto de manera reciente en el pasado y lo volvemos a ver de nuevo ahora, con una petición del órgano para establecer una serie de medidas entre las que se incluye la eliminación de contenido relacionado con el terrorismo en un plazo máximo de una hora.

En un nuevo comunicado, expone el problema que supone la propagación de contenido considerado ilegal, el cual "perjudica la confianza del usuario en internet y plantea amenazas de seguridad". Establece para ello, primeramente, una serie de medidas a través de las cuales poder ofrecer un mejor control del contenido que es considerado ilegal, alentando la existencia de unos procedimientos y herramientas que sean más claros y eficientes a la hora de que los usuarios puedan detectar este tipo de contenido perjudicial.

En este apartado, la Comisión ofrece también una visión interesante sobre una de las conversaciones que más se repiten en torno a las redes sociales y el contenido en los últimos tiempos: los sistemas de clasificación de contenido. Los problemas con los algoritmos son un auténtico quebradero de cabeza para compañías como YouTube, que se ven envueltos en polémicas al respecto con cierta regularidad en los últimos tiempos.

A través de este documento, desde Europa se pide "garantizar que las decisiones de eliminar contenido sean precisas y fundamentadas, especialmente cuando se utilizan herramientas automatizadas, las empresas deben establecer salvaguardias efectivas y apropiadas, incluida la supervisión y verificación humana, en pleno respeto de los derechos fundamentales, libertad de expresión y reglas de protección de datos.

El terrorismo también está en las redes

No es ninguna novedad que el terrorismo también está presente en las redes sociales, siendo estas una de las vías de propagación y captación que más se han utilizado en los últimos tiempos. El contenido relacionado, que puede exponerse de las más diferentes maneras, tendrá más complicado propagarse de manera masiva en las plataformas de comunicación online, que son instadas a endurecer las medidas para evitar que esto ocurra.

Entre las propuestas, destacada especialmente aquella por la que se propone la eliminación en un periodo máximo de una hora desde que un contenido de índole terrorista es reportado. Esta medida surge debido a que, tal y como especifican, "el contenido terrorista es más dañino en las primeras horas de su aparición". Además de todo esto, se pide una mayor colaboración entre empresas grandes y pequeñas y también de cara a la comunicación con las autoridades pertinentes.

Estas medidas no suponen, por ahora, ninguna implicación inmediata para las compañías, que podrán decidir si seguirlas o no. La Comisión Europea estudiará a partir de ahora el efecto de las recomendaciones propuestas para determinar de cara al futuro si están siendo cumplidas, establecer las modificaciones necesarias y, en caso de que fuera necesario, legislar las medidas para que su aplicación sea obligatoria.