Nintendo regresa a sus orígenes como empresa juguetera con Nintendo Labo: una nueva forma de interactuar con nuestra Switch, donde tendremos que construir una serie de periféricos de cartón llamados Toy-Cons.

Nintendo no ha inventado nada nuevo, simplemente ha reciclado el concepto DIY (Do it Yourself), que unido a un lenguaje de programación sencillo y de iniciación (como ya lo fuese Arduino), resulta una experiencia original, que fomenta la creatividad y es más divertida, incluso, que los propios juegos que le acompañan.

Durante el workshop, Nintendo nos presentó los dos kits que lanzará al mercado en un primer momento: el kit variado y el kit robot. Con el primero, podremos construir hasta 5 periféricos: el antenauta, una moto, una casa, una caña de pescar y un piano, mientras que el segundo se centra en la creación de un robot infantil. Cada uno de estos kits cuenta con sus propios juegos con los que podremos conocer todas las posibilidades de Nintendo Labo.

Cada kit viene dividido en una o varias planchas de cartón de las que tendremos que extraer las distintas piezas que forman el Toy-Con y luego encajar sus lados. Para terminar, utilizaremos una serie de pegatinas de las que que se aprovecharán los sensores de movimiento de los Joy-Con, junto al acelerómetro y la vibración, para hacerlos funcionar.

Todo viene acompañado de unas instrucciones interactivas y muy ilustrativas que nos acompañarán en cada uno de los pasos.

Nintendo LaboDado el tiempo limitado del workshop, solo pudimos montar el antenauta (una especie de coche teledirigido), sin duda el más sencillo y rápido de construir. Para un niño, el tiempo estimado de montaje es de 15 minutos, pero según pudimos ver por la complejidad de algunos de los otros Toy-Cons, la cosa se complica con cada uno de los periféricos. El teclado, por ejemplo, puede llevar hasta 5 horas de montaje, mientras que el robot podría llegar a las 8 horas.

Comienza la verdadera diversión

Nintendo Labo Set de PersonalizaciónUna vez tenemos montado nuestro periférico es cuando empieza lo bueno: todos los Toy-Cons se pueden personalizar, ya sea con nuestros propios recursos o con la ayuda de los pequeños set de personalización, repletos de pegatinas, que Nintendo vende junto a Labo. Esto es sin duda una de las cosas de las que más disfrutaran los niños y donde comenzarán a dar rienda suelta a su creatividad.

Taller Toy-Con: conviértete en desarrollador

Taller Toy-ConComo no podía ser de otra forma, lo que más nos llamó la atención del workshop fue cuando nos presentaron el Taller Toy-Con, una aplicación incluida en los cartuchos de todos los kits de Labo, con el que podremos inventar nuestros propios juegos sin más ayuda o software que el incluído en los kits.

Su uso es sencillo y se basa en los principios de la programación donde una acción genera una reacción. Mediante acciones predefinidas presentadas a través de una interfaz muy amigable, deberemos definir una entrada y una salida que, al enlazarlas, provocarán reacciones tan diversas como reproducir sonidos, vibración, etc. Sin ir más lejos, en el workshop, creamos nuestra propia guitarra eléctrica en menos de 1 minuto usando sólamente nuestra Switch y unas gomas elásticas.

Las posibilidades son enormes: podemos enlazar multitud de Joy-Cons, combinar los distintos Toy-Cons incluidos en cada kit o directamente fabricar los nuestros propios (ojo, si le ponemos un mínimo de imaginación, no necesariamente tienen que estar hechos de cartón).

Si bien es cierto que está pensado para iniciar a los niños en el mundo de la programación, es de imaginar que poco después de su lanzamiento internet se llenará de locuras de todo tipo, hechas a partir del taller y que poco tendrán que ver con su fin original.

Es posible que Nintendo Labo no sea para todo el mundo

Nintendo LaboComo con cada uno de sus lanzamientos, Nintendo despierta tanto adeptos como detractores allá donde va, y con Nintendo Labo no iba a ser diferente. Desde que hiciese su presentación oficial en enero de este mismo año, no ha habido artículo o vídeo de opinión donde no se cuestione si este tipo de producto tiene cabida en 2018 dentro de la industria del videojuego, donde cada vez más priman otras características como los gráficos o FPS.

Labo no es para todo el mundo y si fuiste una de esas personas que entró en shock nada más conocer su lanzamiento tienes que saber que, muy probablemente, no estés dentro del target al que va dirigido.

Los periféricos están pensados para que un niño de unos 7 años pueda construirlos por sí mismo o, mucho mejor, si es con la colaboración de un adulto. Por lo que claramente podríamos decir que quien más va a disfrutar de Nintendo Labo son familias, donde padres e hijos se verán envueltos en la creación de todo un universo lleno de posibilidades: los primeros recordarán su infancia donde podían pasar horas construyendo mundos a partir de cajas de zapatos, mientras que los segundos podrán dar rienda suelta a su creatividad a la vez que aprenden a sentirse cómodos en entornos informáticos casi sin darse cuenta.

Dicho esto, independientemente de que Nintendo Labo termine siendo un éxito o un fracaso en ventas, lo que no se puede negar es que Nintendo va por libre y apuesta por la innovación y originalidad de sus productos, llevados muy frecuentemente al terreno de la nostalgia, y reinventándose una vez más en un mercado que desde hace años se encuentra saturado.

Nintendo Labo: precio y disponibilidad

Nintendo Labo saldrá a la venta el próximo 20 de abril en Estados Unidos y una semana más tarde, el 27 de abril, lo hará en el mercado europeo. Los primeros kits que podremos comprar son el Kit Variado, a un precio de 69€, que cuenta con hasta 5 Toy-Cons (el antenauta, una motocicleta, una casa, una caña de pescar y un teclado musical) y el Kit Robot, a un precio de 79€, que se centra en la creación de nuestro propio robot.