A lo largo de la historia han existido un buen puñado de series que se han convertido en incombustibles, conservándose a lo largo del tiempo y logrando mantener un buen número de fieles episodio tras episodio. *Dragon Ball* es, sin duda, uno de los nombres que más años llevan resonando el mundo del entretenimiento y que ahora vuelve a hacerlo más que nunca gracias a Latinoamérica y la actual producción de TV *Dragon Ball Super*.

La serie, muy seguida en territorio latinoamericano, ha conseguido congregar, como si de feligreses asistiendo a misa se tratara, a miles de fans a lo largo de diferentes localidades de América Latina para ver el episodio 130, el penúltimo de la temporada final. Para celebrar tal acontecimiento, fueron instaladas en diferentes puntos del país pantallas gigantes a través de las cuales poder ver dicho capítulo de manera simultánea en el momento de su estreno, algo que no gustó a Toei Animation, la productora, que no había autorizado la retransmisión.

##Un acontecimiento emocionante

A tanto llegó el asunto que la embajada de Japón en México tuvo que enviar un comunicado a las autoridades competentes de varias ciudades para pedir la cancelación de los masivos eventos. Finalmente, Toei Animation llegó a una acuerdo con determinados responsables de los gobiernos locales para que el evento pudiera celebrarse y los seguidores pudieran disfrutar de un penúltimo episodio que hizo historia.

A lo largo del transcurso de las proyecciones fueron muchos los que compartieron este fenómeno que, desde luego, sorprende ver. Este fin de semana está programada la emisión del último capítulo, que dará cierre a *Dragon Ball Super*.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.