No podemos esperar que todas las series y películas de Netflix sean buenas o, por lo menos, gusten a la mayoría de sus suscriptores. También es cierto que para todo hay público, incluso para las producciones menos valoradas por la crítica. Sin embargo, para Edha, la primera producción argentina para el servicio de streaming, será muy difícil encontrarse un lugar entre el público.

Y es que Edha no cumple ni con lo básico, es una muestra constante de fallos, tanto en la historia como en las actuaciones. No es que a los involucrados les falte experiencia en sus respectivas áreas sino que la producción carece de todo encanto. Es desangelada, predecible, cansina e inverosímil. Una y otra vez nos encontramos con lugares comunes, giros que sorprenden pero por los motivos incorrectos y con subtramas innecesarias.

Daniel Burman, director de la cinta, es uno de los cineastas más destacados de Argentina de la llamada Nueva Ola del Cine Argentino. Que él estuviera al frente de la primera producción de ese país para Netflix levantó grandes expectativas. Conforme los detalles e involucrados del proyecto fueron dados a conocer, como es de esperarse, la opinión se fue dividiendo. Sin embargo, habría que esperar el estreno de la serie para dar una opinión objetiva. Lo frustrante del asunto es que no hay elementos que respalden a Edha.

La historia de esta serie circula a partir de Edha, interpretada por Juana Viale, una empresaria de la moda con todos los problemas del mundo: su empresa en quiebra, su emporio tambaleante; de paso una hija adolescente y un tipo que quiere vengarse (Teo, interpretado por el actor español Andrés Velencoso) por razones supuestamente poderosas pero sin ningún ápice de credibilidad.

Lo peor del asunto es que en esta venganza se sostiene la trama de Edha y, como todos los hilos que la soportan son débiles, el resultado es obvio: desastroso. Aunque Edha tiene algunos momentos, ya no digamos buenos sino rescatables, estos se pierden en la mar de situaciones cansinas y sin sentido. El guion parece inventado en el camino, con diálogos gratuitos y una narración en off de la protagonista que, antes que abonar en la subjetividad o cercanía con ella, nos hacen rodar los ojos cada vez. Desconocemos cómo fue el ambiente en que Edha se confeccionó pero las actuaciones son insulsas y desangeladas; Juana Viale, además, acartonada, inexpresiva y Andrés Velencoso por el mismo camino y con un acento infortunado.

En cuanto a la historia, debido a su desarrollo y desenlace, podemos decir que es pretenciosa y ambiciona mucho más de lo que, finalmente, demuestra que puede manejar. Después de todo el mundo de la moda tiene un amplio terreno de juego, así como el de la empresa familiar o, aunque llevado de una forma terrible en Edha, el sentido de la venganza. Su error no está en los temas sino en su manejo.

En fin, un tremendo descalabro para los involucrados de esta serie y para el futuro de títulos argentinos para Netflix. La apuesta de la plataforma para confeccionar producciones en varios países ha sido favorable, nos ha dado títulos muy amenos, divertidos y memorables. Claro, algunas más que otras: como la fabulosa 'Dark', de producción alemana; la divertida 'Club de Cuervos', de producción mexicana o el culebrón de sobremesa ', Las chicas del cable' de producción española. Esta clase de obras propicia la proyección mundial de los involucrados, así como una amplia gama de elección a sus suscriptores. Edha falló a todo esto y es una lástima.