La fábrica de Samsung cerca de Pyeongtaek, Corea del Sur, sufrió un corte energético de media hora el pasado 9 de marzo que ha causado la destrucción del 3.5% de las memorias NAND que serían enviadas a todo el mundo, de acuerdo con el medio taiwanés TechNews, que recoge los reportes de diversos medios surcoreanos. El percance podrá tener un efecto sobre los precios de la memoria flash NAND en las próximas semanas al suponer una disminución de las existencias durante un periodo de tiempo.

El Departamento de Inversión Extranjera de los Estados Unidos ha estimado que durante el accidente en la planta se dañaron entre 50.000 y 60.000 obleas. La cifra representa aproximadamente el 11% de la producción de memorias flash NAND de Samsung para marzo, lo que afectará al 3.5% del suministro global de memorias flash NAND este mes.

Samsung es responsable de una gran parte de la producción mundial de memorias NAND, muchas veces usadas como parte de los SSD de los ordenadores. La planta en cuestión produce memorias flash V-NAND de 64 capas usadas en diversas aplicaciones y es una de las fábricas de este tipo de memorias más grandes de todo el mundo. Por tal motivo, un accidente como este afecta la cantidad de memorias V-NAND de 64 capas existentes y, por tanto, la demanda global.

Los cortes de energía que tienden a ocurrir en las plantas de semiconductores a veces pueden dañar las obleas de producción. Por lo general, las empresas pueden hacer frente a una situación así. En este caso, Samsung cuenta con una reserva de chips NAND en sus almacenes, por lo que espera poder cubrir sus envíos a corto plazo. Además, las líneas de producción no han sufrido daños y ya han reiniciado la producción.

A menos que las líneas de fabricación hayan sido afectadas, normalmente no ocurre una escasez importante de memorias si este tipo de incidentes no se producen durante las temporadas de mayor demanda, cuando los fabricantes están preparando sus stocks de nuevos productos. La misma Samsung ya ha producido volúmenes de su Galaxy S9/S9+ para las ventas de los próximos meses, y, por tanto, ya no va a requerir grandes cantidades de memoria NAND en las próximas semanas. Por otro lado, las otras empresas que suelen requerir memorias NAND comenzarán a armar su inventario más adelante para preparar los lanzamientos de nuevos productos en agosto y septiembre.

De hecho, señala el medio asiático, los inversores extranjeros consideran que el impacto en las ganancias de Samsung no será significativo debido a su seguro contra accidentes. La industria, según las compañías de memoria domésticas, espera que el impacto del accidente se muestre en el mercado de forma gradual en unas pocas semanas porque, a pesar de poder cubrir las unidades dañadas, habrá un efecto rebote en el precio de los dispositivos que lleguen en los próximos meses. Todo está por verse, pero ciertamente estaremos atentos al cambio de precios en las memorias NAND.