Una de las grandes sorpresas de la Super Bowl LLII ha venido de la mano de The Cloverfield Paradox, la película anteriormente conocida como The God Particle y que forma parte de la saga de ciencia ficción producida por J.J Abrams que empezó en 2008 con Cloverfield (Monstruoso en algunos países hispanohablantes) y siguió en 2016 con Cloverfield Lane 10.

Habíamos oído hablar de esta nueva entrega durante meses e incluso se llegaron a fijar varias fechas de estreno (con sendos retrasos) pero el secretismo y las peculiares maniobras de marketing, algo clásico alrededor de esta franquicia, han funcionado y han conseguido sorprender durante una de las pausas publicitarias del seguidísimo evento deportivo. Y es que además de un tráiler oficial, centrado en presentar lo que The Cloverfield Paradox tiene que contar, se ha anunciado que la película estará disponible en Netflix hoy mismo, nada más terminar el partido.

Dirigida por Julius Onah, con guión de Oren Uziel, la película está protagonizada por Elizabeth Debicki, Daniel Brühl, Gugu Mbatha Raw, Chris O'Dowd, Ziyi Zhang y David Oyelowo. En ella se nos contarán lo vivido por un grupo de astronautas en una estación espacial en la que surgirá un problema con tecnología experimental y los hechos desencadenados guardarán una estrecha relación con lo ocurrido en las anteriores películas de la franquicia y pondrán la Tierra en peligro.

No solo estamos ante una excepcional maniobra de marketing por parte de Netflix, aprovechando al máximo los más de 115 millones de espectadores de la Super Bowl LLII, si no que este es, tal y como muchos prometían antes del anuncio, un movimiento histórico en la historia del cine. Mientras que en videojuegos o tecnología suele darse el hecho de que una compañía anuncie y venda un producto en un mismo día, el movimiento de Bad Robot y Netflix es pionero en los blockbusters cinematográficos.