GoPro, la firma más reconocida en cuanto a cámaras de acción se refiere, no está pasando por su mejor época. Con unos terceros resultados trimestrales que cifran en más de 50 millones las pérdidas para los últimos tres meses fiscales de la empresa y tras haber empezado el año cancelando su dron, el Karma, lo que acarreó el despido de más de 250 empleados, se hace más patente que nunca que el timón ha de ser enderezado de nuevo.

Tan complicada es la situación interna de la compañía que, según confirmó su propio CEO tras conocerse la noticia de la suspensión de la división de drones, GoPro estaría dispuesta a ser adquirida por una compañía mayor con el fin de unificar esfuerzos y, naturalmente, asegurar la supervivencia de la misma a largo plazo. La venta de las cámaras de acción de la pionera firma se ha visto resentida en varios aspectos, propiciado especialmente por la aparición de otras marcas y opciones de calidad muy aceptable y con precios notablemente inferiores. Pero, lejos de amilanarse, GoPro ve en 2018 todo un nuevo abanico de posibilidades.

Ampliando el espectro

Durante los últimos años, GoPro ha ido expandiendo la gama de productos que tiene a disposición del público, contando en la actualidad con un total de 4 cámaras enfocadas a distintos perfiles de clientes. Sin embargo, esto no parece ser suficiente para aquellos que demandan una calidad estándar sin tener que invertir entre 300 y 400 euros por los modelos más comunes. Por ello, la empresa plantea lanzar una mayor variedad de cámaras a lo largo de este 2018, acompañadas de nuevos diseños que permitan ofrecer un aspecto más renovado y atractivo de cara a unos clientes que no han podido contemplar demasiada variación en los modelos más vendidos –las Hero– a lo largo de los años.

https://hipertextual.com/2018/01/gopro-drones-despide-empleados

Pero lo más interesante, y lo que quizá conforme la mayor baza de la compañía para elevar sus números de ventas, es la llegada de un nuevo dispositivo a precio reducido para que los menos exigentes tengan también una opción a la que poder optar. Históricamente, GoPro no ha sido nunca una compañía que ofrezca sus cámaras a precios similares a los que se pueden encontrar en otras marcas, lo cual podría ocasionar una gran acogida por parte de los usuarios.

Todavía no se conoce ningún detalle acerca de este nuevo producto en cuanto a sus características, pero sí que llegará en la primera mitad del año. Esto no quiere decir, evidentemente, que GoPro vaya a renunciar a sus modelos más premium y a continuar siendo un referente en la fabricación de las cámaras de acción. Así y todo, este es un movimiento que denota la necesidad de la marca por encontrar de nuevo una popularidad que se ha ido diluyendo con el paso del tiempo y que ahora es imperativo recobrar.