Llevaban mucho tiempo sonando las campanas y al final ha sucedido: GoPro desmantela su división de drones y despide a más de 250 empleados que hasta el momento estaban ocupados, mayormente, en este apartado de la compañía. La empresa lo ha anunciado en sus resultados preliminares del que conforma su cuarto y último trimestre fiscal de 2017, alegando que el mercado es "extremadamente competitivo" y que "las normas reguladoras de Europa y EE.UU. son hostiles y reducirán el mercado de GoPro en este segmento durante los próximos años".

La historia del Karma, lamentablemente, ha sido en su mayor parte una sucesión de más penas que alegrías en un mercado en el que DJI atesora su primera posición de manera que para el resto de competidores es harto complicado poder hacer frente a su hegemonía. GoPro califica el mercado actual de drones como "insostenible", quedando sentenciado el Karma a ser su primer y único drone. Seguirán vendiendo este producto hasta que las existencias del mismo se agoten y, aseguran, continuarán ofreciendo soporte para todas las personas que cuenten con una unidad del mismo.

Este nuevo despido de empleados es el cuarto que se deja ver en la compañía desde el año 2016, dejando claro que los drones no son lo único que no está funcionando de la manera en la que debería hacerlo. Con este último despido la empresa pasará de contar con 1.253 empleados a menos de 1.000 en todo el mundo y quedan serias dudas sobre el futuro de una compañía que parece perder de manera constante el favor de los clientes.

2018, el año de las soluciones

El propio CEO de la compañía, Nicholas Woodman, afirma que en este próximo año "GoPro está comprometida a dar la vuelta a su negocio". Es de esperar, entonces, que las novedades se sucedan a lo largo de los próximos meses para conseguir captar de nuevo la atención de los potenciales clientes. Unas novedades que, por otra parte, no queda muy claro cuáles podrían ser.

Hemos entrado en el nuevo año con unas fuertes ventas y estamos emocionados con nuestra hoja de ruta de hardware y software. Esperamos que yendo más lejos, nuestra hoja de ruta se complemente con un modelo de gastos más reducido que permitirá a GoPro volver a la rentabilidad y el crecimiento en la segunda mitad de 2018.

Actualización 8 de enero, 17:15: El CEO de GoPro acaba de informar en una entrevista para CNBC que estarían dispuestos a ser adquiridos por una compañía más grande para hacer crecer GoPro. "Si hay oportunidades de unirnos con una empresa mayor para escalar GoPro aún más, es algo que contemplaríamos", concreta. Las acciones de GoPro han bajado más de 20% tras conocerse la decisión de cerrar su división de drones y ajustar sus planes de futuro.

Actualización 8 de enero, 20:11: Según fuentes cercanas a la compañía, y tal y como recoge de nuevo CNBC, GoPro habría recurrido a los servicios de J. P. Morgan para poner a la venta la empresa. Estos ya jugaron un papel relevante en la salida a bolsa de GoPro en 2014. Por el momento se desconoce si existe una oferta seria por parte de algún posible comprador.