Después de haberse ausentado el año pasado, Samsung retorna al Mobile World Congress por la puerta grande para presentar en sociedad a sus nuevos smartphones, los cuales serán el foco de atención de la marca de aquí a la llega del próximo Galaxy Note. Lo comparamos con el iPhone X, renovado por completo, el Pixel 2 XL que, pese a los fallos, ha demostrado su valía y el Mate 10, que aunque se queda un poco descolgado del segmento más alto, sigue siendo una alternativa perfectamente plausible.

Samsung vuelve a apostar por un modelo de mayor tamaño que pasa de las 6 pulgadas, repitiendo el mismo panel que encontrábamos el año anterior y que tan buenos resultados ha dado hasta el momento. La fórmula alcanzada con el Galaxy S8 da lugar a que los cambios físicos este año se vean dejados de lado en favor de un refinamiento general que pretende elevar a la marca surcoreana a lo más alto de los terminaless premium. En la siguiente tabla vemos cómo queda frente a su competencia.

Galaxy S9+ iPhone X Pixel 2 XL Mate 10
Dimensiones 158 x 73,8 x 8,5 mm 143,6 x 70,9 x 7,7 mm 157,9 x 76,7 x 7,9 mm 150,5 x 77,8 x 8,4 x mm
Peso 189 g 174 g 175 g 186 g
Pantalla 6,2 AMOLED Super AMOLED 5,8" P-OLED 6" LCD 5,9"
SoC Exynos 9810 A11 Bionic Snapdragon 835 Kirin 970
Capacidad 64/128/256 GB 64/256 GB 64/128 GB 64 GB + microSD hasta 256 GB
RAM 6 GB 3 GB 4 GB 4 GB
Cámara principal 12 MP 12 MP 12,2 MP 20 MP
Cámara secundaria 8 MP 7 MP 8 MP 8 MP
Batería 3.500 mAh 2.716 mAh 3.520 mAh 4.000 mAh
Resistencia al agua o polvo Sí, IP68 Sí, IP67 Sí, IP67 No
Desbloqueo Lector dactilar FaceID Lector dactilar Lector dactilar
Precio 997 € 1.159 € 940 € 699 €

Como viene siendo costumbre en este tipo de terminales, las diferencias sobre el papel no están especialmente marcadas, contando todos con unas especificaciones al nivel de lo que se espera de ellos. Hay algunos aspectos, no obstante, que son clave y conviene tener en cuenta.

- Cámara: el apartado fotográfico es uno de los más significativos de la gama alta, donde actualmente el Pixel 2XL y el iPhone X son la referencia. Samsung incluye por primera doble lente en un modelo de la gama S, que servirá para obtener efectos similares a los de su competencia. Aún así, la doble lente no lo es todo, y el S9 incorpora además una apertura variable f/1.5 - f/2.4 que debería aportar alguna diferencia respecto a la competencia. Como no podía ser de otra manera, incorpora también modo retrato en la cámara frontal.

- Procesador: el Exynos 9810, junto a los 6 GB de RAM, deberían ofrecer un rendimiento excepcional en el Galaxy S9+, algo que hasta ahora hemos echado de menos en cierta medida en los alta gama de Samsung. Quizá este año sea el definitivo para no encontrar ningún punto flaco en este aspecto.

- Biometría: en este caso se vuelve a apostar por un lector de huellas que, ahora sí, está en una posición accesible, situándose debajo de la cámara. No dan el salto al reconocimiento facial, como ocurre con el iPhone X, por lo que parece claro que, aunque habrá opción de llevarlo a cabo, este continuará siendo algo mediocre.

- Precio: en un momento en el que los grandes teléfonos se acercan –o pasan– de los mil euros, Samsung se queda al borde de esta barrera con sus 997 €. Suficientemente lejos de los 1.159 euros del iPhone X como para poder ser un argumento de venta interesante.