Si hay una tendencia clara a la que hemos podido asistir durante los últimos meses, esa es la de los altavoces inteligentes y el control del hogar mediante dispositivos que ya buscan ser algo más que solo una herramienta bien de interacción o bien de sonido de manera particular. Con un panorama donde varias de las grandes empresas se han apuntado ya a la fiesta, faltaba Samsung, que finalmente lanzará su altavoz con Bixby este año.

Esto lo ha confirmado DJ Koh, presidente de la divisón móvil de Samsung, a The New York Times durante el marco del Mobile World Congress. Llama especialmente la atención esto cuando la compañía acaba de presentar su nuevo Galaxy S9, que está siendo el foco de todas las miradas –como siempre– durante estos días de evento.

A pesar de que no se ha entrado en detalles, más allá de que llegará durante la segunda mitad del año, lo que sí ha quedado claro es que estará gobernado por el asistente virtual de Samsung (por el momento, sin disponibilidad en castellano) y que será un altavoz enfocado al sector más exigente del mercado. La gigante surcoreana no busca, por tanto, enfocarse en el segmento del Google Home o del Amazon Echo, sino del Google Home Max y del HomePod de Apple. "Queremos algo más premium", confirmaba Koh al ser preguntado por un terminal de la empresa de Jeff Bezos.

Quien tiene el control de una casa, tiene un tesoro

Habría que ser muy buen mentiroso para decir que a alguien esto le pilla por sorpresa. El control del hogar y de los datos de los usuarios –cuantos más, mejor– se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en una de las divisiones prioritarias de las empresas que quieren sumarse al inmenso negocio futuro del Internet de las Cosas. 2018 apunta a no ser sino una confirmación de esta tendencia, con una Samsung que, si bien puede parecer que lo tiene complicado por su paupérrimo asistente virtual, seguramente no se acerque a lo que tenga que enfrentar Spotify, que también prepara un producto de estas características.

La compañía finlandesa busca fidelizar al máximo a sus usuarios y actualmente se encuentra buscando expertos en la división de hardware para, previsiblemente, comercializar su propio altavoz inteligente y –naturalmente– enfocado a un sonido de calidad. Como siempre que comienza a popularizarse una nueva tecnología y más jugadores entran en juego, lo que está por ver aún es cuántos sobrevivirán al tirón inicial tras el auge optimista que otorga el comienzo de la andadura.

Un ejemplo claro de esto son los muchos altavoces inteligentes que vimos presentados durante el pasado año en la feria de la IFA y de los cuales no se ha vuelto a saber gran cosa desde entonces. Algo en apariencia tan sencillo como un altavoz "con extras" apunta a convertirse en una línea de productos altamente deficitaria para las compañías que carezcan de potentes argumentos de venta, aunque es poco probable que este termine por ser el caso de Samsung. Lo veremos, sí o sí, este año.