El plástico de burbujas es un material muy común hoy en día. Lo encontramos en casi cualquier paquete, envuelve los productos, amortigua los golpes y ajetreos del transporte. Como todos los productos, este sencillo invento no es común por pura suerte, sino porque cubrió (literalmente) una necesidad y, además, llegó en el momento oportuno. ¿Qué tiene qué ver IBM en esta historia? Conozcamos esta curiosa relación.

Corría el año de 1957 cuando Alfred Fielding y Marc Chavannes inventaron por accidente el plástico de burbujas, tal como ha sucedido con otros productos. Ellos intentaban hacer un papel tapiz que fuera sencillo de limpiar, o al menos eso cuenta la historia de la Bubble wrap (nombre con el que se conoce en inglés y que se ha convertido en una marca de uso común). Para ello utilizaron dos cortinas plásticas de baño y con aire crearon un decorado tridimensional, sin embargo, como sabemos, el resultado fue otra cosa muy distinta a lo planeado.

Los inventores del plástico de burbujas vieron en su fallido papel tapiz de fácil limpieza una oportunidad y un poco más tarde fundaron la compañía Sealed Air. Actualmente esta empresa es un conglomerado que se especializa en productos para empaque y embalaje con base en Charlotte, Carolina del Norte.

Cuando Sealed Air buscaba utilidades para su nuevo producto, Frederick W. Bowers, vendedor de la compañía, supo que IBM estaba por lanzar su equipo llamado IBM 1401, la primera computadora de su serie 1400 que fue orientada para tareas administrativas y que tuvo gran auge durante la primera parte de la década de los años sesenta. Este equipo operaba con tarjetas perforadas, cintas magnéticas y utilizaba los primeros discos magnéticos.

El transporte de este tipo de equipos no era común pero se volvió una necesidad a cubrir, una que no ha parado hasta nuestros días. Hasta entonces, aserrín, periódico y pelo de caballo era usado para proteger piezas delicadas. El vendedor de Sealed Air vio ahí una gran oportunidad y presentó el material a IBM. Por supuesto se cerró el trato y, como se dice comúnmente, el resto es historia. Este material comenzó a utilizarse al por mayor, de tal forma que su uso se ha extendido a lo largo del mundo.

Un Sistema IBM 1401. Desde la izquierda: lector/perforador 1402, procesador 1401, impresora 1403.

En la actualidad Sealed Air es una enorme compañía y existen otras marcas que fabrican su propio film alveolar (nombre con el que también se le designa). Hoy podemos encontrar plástico de burbujas de todos colores y de diversos tamaños, pueden ir de 6 milímetros a 30, incluso más. Los cojines de aire que Amazon utiliza son derivados del plástico de burbujas, Sealed Air tiene su propio sistema y parte del mismo principio de atrapar aire y utilizar su amortiguación para proteger las más diversas cosas.

La utilidad del plástico de burbujas también está lejos de ver el fin de sus múltiples aplicaciones: como aislante térmico, acústico, incluso para reducir el estrés, ¿cuántas veces no has estado en una batalla campal por conseguir un tramo de plástico de burbujas? Al parecer la satisfacción que muchos encuentran al hacer estallar las burbujas ha sido incluso material de estudios. El resultado es que, efectivamente, reventar plástico de burbujas ayuda a reducir el estrés, Sealed Air lo sabe y por eso vende kits anti estrés; sí, plástico de burbujas listo y nuevecito para reventar.

Esta historia nos recuerda que tanto invenciones como necesidades a veces nacen juntas y de forma aislada para más tarde encontrarse de una forma curiosa. Aquí vemos cómo la historia de IBM cambió con sus nuevos modelos de computadoras, como nació la necesidad de transportar los equipos sin dañar sus partes y como esto cambió la historia, la industria y a las personas para siempre.