Una de las principales atracciones de los parques de Disney es tomarse fotografías con todos los personajes de las películas de la productora, desde el clásico Mickey Mouse hasta los protagonistas de los nuevos proyectos como Frozen. Todos los días, tiene lugar además el famoso desfile y, desde los años 60, se han incorporado robots automatizados y animados. La tecnología ha cambiado mucho desde entonces y estos robots han ido mejorando con los años. Disney ha querido hacer algo importante de estas innovaciones y ha lanzado unos robots autónomos y con estado de ánimo para que interactúen con los clientes.

Estos robots han tomado la forma de Vyloo, los nativos del planeta Berhert que fueron vistos en Guardians of the Galaxy Vol. 2 y que ahora han llegado al parque de Disney en California. El objetivo es conseguir que estos robots sean lo más reales posible y que puedan hacer gestos y señales para los visitantes. Además de interactuar, la apuesta ha estado centrad en crear emociones, para lo que desarrollaron un "espectro de personalidades".

"Lo que lanzamos fue un proyecto para intentar dar vida a pequeñas criaturas animatrónicas autónomas. Estábamos realmente interesados ​​en la idea de crear algunos chicos pequeños que realmente puedan responder e interactuar con los invitados ", explicó Leslie Evans para TechChrunch, encargada senior de investigación y desarrollo (I+D) de Disney, y añadió:

Creo que mucho de esto surgió de este deseo de comenzar a pensar en los animatrónicos como actores, por lo que podemos decir que queremos que estos personajes sean tímidos, queremos que sean extrovertidos, tratando de definirlos en términos de personalidad, y luego traducir todo eso en las herramientas técnicas que necesitamos para dar vida a los personajes.

Hasta ahora, el equipo de Disney ha afirmado que las actuaciones de los personajes son muy buenas pero, en el caso de los robots, no responden a los invitados. Ahí es donde quieren entrar los Vyloo. Además de ser una atracción, este personaje también puede crear un vínculo con las personas y mostrarle reacciones. Las criaturas autónomas están equipadas con sensores y cámaras y, por otro lado, Vyloo es modular. A diferencia de los otros robots en el parque, estos no necesitan conexión a sistemas auxiliares externos que los controlan.

Los visitantes al parque podrán ver cómo Vyloo, por ejemplo, les hace muestra de cariño y para sintonizar este tipo de reacciones, el equipo de Disney ha creado un controlador en el que se pueden ajustar las actitudes. En las primeras pruebas que han realizado, han visto la reacción de las personas, la cual ha sido muy positiva. Hasta el director de las películas de Guardianes de la Galaxia, James Gunn, vio el primer prototipo y le gustó tanto que acabó proponiendo que tomara la figura de Vyloo.

La criatura de Guardianes de la Galaxia será el principio de una serie de criaturas que podrían ser animadas con esta nueva tecnología. De esta manera, Disney intenta aumentar el atractivo en sus parques y añadir un punto de interacción entre sus robots y los visitantes. El futuro de la robótica centrado en un contexto emocional y la autonomía ha sido aprovechada por la gran franquicia y, a pesar de los avances, es necesario demostrar la eficacia de estos robots y su capacidad de reacción durante 14 horas diarias.

Además de Vyloo, podría ser que entre los nuevos fichajes para esta tecnología aparezcan los porgs que vimos en Star Wars: The Last Jedi. Tiempo al tiempo.