Estados Unidos y Rusia mantuvieron durante décadas una suerte de hegemonía en el espacio. Pero todo cambió el 7 de febrero de 2008, un día como hoy hace diez años, cuando Europa logró poner en órbita **Columbus**. Digno sucesor del mismísimo Cristobal Colón, de quien heredó el nombre y también el objetivo de conquistar el *nuevo mundo*, se convirtió en el primer componente europeo de la **[Estación Espacial Internacional](https://hipertextual.com/tag/iss)** (ISS, por sus siglas en inglés). Desde entonces el módulo ha realizado importantes contribuciones para comprender qué ocurre en condiciones de microgravedad.

Columbus había llegado a Estados Unidos el 30 de mayo de 2006, después de completar la primera parte del ensamblaje en Turín (Italia) y la segunda en Bremen (Alemania). Fue allí, en la ciudad de los trotamúsicos y ante la atenta mirada de la canciller Angela Merkel, donde el laboratorio espacial emprendió el vuelo transatlántico a bordo de un **Airbus A300-600 Beluga**. Dos paradas nocturnas en Islandia y Canadá y otras cortas paradas de reabastecimiento en Groenlandia y Cleveland fueron [suficientes](http://www.esa.int/Our_Activities/Human_Spaceflight/Columbus/Columbus_delivered_to_Kennedy_Space_Center) para que Columbus aterrizase con éxito en Florida.

El Columbus a bordo del Airbus. Fuente: ESA/EADS–I. Wagner.
El Columbus a bordo del Airbus. Fuente: ESA/EADS–I. Wagner.

El módulo cilíndrico vacío, con un diámetro de 4,5 metros y un peso de 10 toneladas, fue trasladado a una sala limpia del Centro Espacial John F. Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos). Allí pasaría sus últimos meses mientras los equipos de la **NASA** ponían a punto los últimos procedimientos antes de su lanzamiento al espacio. El despegue del Columbus, que fue retrasado en varias ocasiones como consecuencia de los [problemas burocráticos](http://www.esa.int/spaceinimages/Images/2018/01/Setting_sail) y del trágico accidente del transbordador espacial Columbia, finalmente ocurrió un día como hoy hace una década. El laboratorio partió desde Cabo Cañaveral a bordo del Atlantis, un transbordador en el que también viajaban siete personas.

Cuatro días después de su lanzamiento, el Columbus alcanzó su gran objetivo: la Estación Espacial Internacional. El 11 de febrero de 2008, la tripulación consiguió *capturar* el módulo europeo, el primero en acoplarse a la ISS después de Rusia y Estados Unidos. Así fue como, tras dos décadas de trabajo, Columbus se convirtió en el **primer laboratorio permanente europeo en órbita**, a 400 kilómetros de la superficie terrestre, y el viejo continente pasó a ser socio de pleno derecho de la ISS. La aventura de Columbus solo acababa de empezar: a pesar de ser el **[componente más pequeño de la Estación Espacial Internacional](http://www.esa.int/spaceinimages/Images/2018/01/Columbus_stripped)**, su gran sofisticación le ha permitido estar a la altura de otros módulos en relación a la información científica generada, entre otros aspectos.

Fuente: NASA
El transbordador Atlantis en el Centro Espacial Kennedy de Florida. Fuente: DLR/NASA

### Cientos de experimentos sobre microgravedad

Desde hace una década, Columbus viaja alrededor de la Tierra a una **velocidad de aproximadamente 28.000 kilómetros por hora**. En un espacio de apenas [75 metros cúbicos](https://directory.eoportal.org/web/eoportal/satellite-missions/i/iss-columbus) y una longitud de menos de 7 metros, los astronautas que han formado parte de las diferentes tripulaciones han logrado completar **225 experimentos en condiciones de microgravedad**. Estudios que nos han permitido avanzar en [disciplinas tan variadas](http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/El_laboratorio_Columbus_cumple_diez_anos) como la astrobiología, la ciencia solar, la psicología o la metalurgia.

Del total de diez estantes disponibles en el laboratorio, la **Agencia Espacial Europea** cuenta con la mitad de espacio para llevar a cabo experimentos donde es posible estudiar los efectos de la microgravedad sobre el cuerpo humano —un trabajo que podría ayudar a la hora de abordar ciertas enfermedades musculares—, cultivar seres vivos como insectos, plantas o microorganismos o analizar el comportamiento de los líquidos en estas condiciones tan especiales. La actividad del módulo está dirigida desde el **Centro de Control Columbus**, situado en las instalaciones de la agencia alemana DLR cerca de Múnich.

Una década después de su lanzamiento, el controvertido programa comunitario —que supuso una **inversión de 100.000 millones de euros** por aquel entonces— ha cumplido los objetivos propuestos. Europa logró instalarse de forma definitiva en el espacio con el despegue de este laboratorio, cumpliendo así uno de los [fines establecidos en Roma](https://directory.eoportal.org/web/eoportal/satellite-missions/i/iss-columbus) en el año 1985, cuando se decidió construir un módulo para la futura ISS, que no recibiría luz verde hasta 1995. Su exitoso despegue hace ahora diez años marcó una **nueva época en la historia de la exploración espacial europea**, aunque contó con una exigua financiación española, que aportó [algo menos del 3%](https://www2.ulpgc.es/hege/almacen/download/7057/7057240/20080213_EP_01.pdf) para su construcción definitiva.

Tendencia en Hipertextual