El presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado que introducirá una nueva ley para combatir las noticias falsas durante los períodos electorales en Francia. El objetivo de la nueva regulación será "proteger a la democracia" de la "propaganda articulada con miles de cuentas en las redes sociales" que se expanden por todo el mundo, en todos los idiomas y que intentan desprestigiar a políticos o figuras públicas con información falsa.

La nueva legislación obligará a las páginas web a ser más transparentes sobre el contenido patrocinado y tendrán que informar sobre quien los financia y la cantidad de dinero que han obtenido. Además, el monto de dinero para estos anuncios tendría un límite, según la regulación propuesta por Macron. Por otro lado, si se identificara una noticia falsa durante las campañas electorales, una acción legal de emergencia permitiría agilizar el proceso de denuncia ante un juez, quien tendría la facultad para eliminar el contenido y hasta bloquear la página web.

El organismo de control de medios francés, CSA, tendría permiso para luchar contra lo que el presidente ha denominado "intento de desestabilización" en canales de televisión o medios de comunicación controladas por países extranjeros.

Emmanuel Macron ha puesto en marcha esta ley después de que él mismo fuera afectado por el auge de las noticias falsas durante las elecciones presidenciales en 2017. Una de ellas afirmó que el en aquel entonces candidato tenía cuentas en el extranjero. Su contrincante política, Marine Le Pen, añadió a la información que Macron habría colocado fondos en una cuenta de Las Bahamas.

Por otro lado, el presidente francés también pudo ser víctima de la injerencia rusa durante los comicios. Un estudio señaló que el Kremlin creó decenas de cuentas falsas en Facebook para espiar a los funcionarios de la campaña.

Francia ha iniciado un proceso contra las noticias falsas que ha sido motivo de discusión y preocupación en la Unión Europea. Alemania también ha optado por una ley que exige a las redes sociales a eliminar rápidamente las noticias falsas y el contenido de odio. De no hacerlo en un plazo de 24 horas a partir del momento en el que se les informe del contenido considerado ilegal, las plataformas podrán afrontar multas de hasta 50 millones de euros.

La ley, llamada Netzwerkdurchsetzungsgesetz (NetzDG), provocó que Facebook contratara a más personal en Alemania para analizar el contenido de la red social que pueda violar la ley. A pesar del combate contra las noticias falsas, esta medida fue motivo de polémica y se denunció que podría llevar a la censura o a la restricción de la libertad de expresión.

Otros países como Reino Unido han sido afectados por este fenómeno, sobre todo en el proceso del Brexit, por lo que la Comisión Europea ha empezado a discutir sobre una posible regulación general que pueda ayudar a evitar estos problemas en redes sociales. Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, pidió más recursos contra las noticias falsas y la Comisión Europea (CE) abrió una consulta pública para que expertos, medios de comunicación y ciudadanos den ideas sobre la posible regulación que pueda frenar el auge de las noticias falsas.