Hace unas semanas tuvimos la posibilidad de conocer los primeros portátiles con Windows 10S basados en ARM, y ahora es Lenovo quien, en el contexto del CES 2018, muestra su primera propuesta con esa arquitectura, el Miix 630. Se trata de un 2 en 1 que, como ocurre irremediablemente con todos los dispositivos del segmente, recuerda enormemente a la Surface de Microsoft.

Las especificaciones del Lenovo Miix 630 parten del Snapdragon 835, el único chip de Qualcomm que de momento potenciará la experiencia de Windows 10S. Esta unión garantiza, según el fabricante, 20 horas de batería y soporte a redes LTE. Por lo demás, encontramos un panel de 12.3 pulgadas con resolución de 1920 x 1280 píxeles, lo que da una relación de aspecto de 1:1.50. El peso queda muy contenido con tan sólo 1.33 kilos de peso. En el resto del equipo encontramos 4 u 8 GB de RAM junto a un almacenamiento UFS 2.0 que llega hasta 256 GB, que en velocidad quedará lejos de soluciones NVMe o M2.

En cuanto a conectividad, el usuario sólo encontrará un puerto USB-C 3.1 (a secas, nada de Thunderbolt 3 por aquí). Eso, como ya ha ocurrido en otros equipos, impide que el Lenovo Miix 630 pueda cargarse a la misma vez que se quiere conectar un periférico, aunque un slot para tarjetas SD puede suplir en cierto modo la necesidad de conectar un disco duro a un equipo que tampoco pretender acercarse al ámbito profesional.

Algo interesante es que el teclado cubre también la parte trasera, como vimos en el Samsung Galaxy Book, frente a las Surface. Las teclas de su teclado completo están retroiluminadas y se incluye un Precision Touchpad, por lo que un buen funcionamiento táctil con Windows 10S está garantizado. A ello se suma un Lenovo Pen que si se mantiene como en anteriores modelos, cuenta con 2048 puntos de presión. Como modo de autenticación biométrica, Lenovo ha optado por una cámara frontal compatible con Windows Hello.

El modelo con 128 GB y 4 GB de RAM partirá de 799 dólares (teclado y Pen incluidos), sin que de momento se conozca el precio para países europeos y latinoamericanos. Lenovo afirma que quiere comercializar el equipo a partir del segundo trimestre.