Julian Assange podría verse obligado a abandonar la embajada de Ecuador en Londres, Reino Unido, donde ha permanecido bajo asilo desde 2012. El Gobierno del presidente ecuatoriano Lenin Moreno está en busca de un país o individuo que pueda facilitar su traslado a otro sitio, indicó la Canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, en entrevista con Orlando Pérez para teleSUR, reveló el periodista en un tweet.

Desde que Moreno asumió la presidencia en mayo de 2017, había continuado con la postura que su antecesor Rafael Correa sostuvo en cuanto a Assange durante los últimos cinco años. Sin embargo, el nuevo mandatario había lanzado diversas advertencias al australiano sobre abstenerse de comentar acerca de las políticas relacionadas con los aliados de Ecuador. No obstante, el fundador de WikiLeaks publicó en su cuenta de Twitter el pasado 28 de septiembre:

Si el presidente Moreno quiere amordazar mi denuncia de abusos contra los derechos humanos en España, debería decirlo explícitamente -junto con la base legal.

Assange ha estado en la embajada de Ecuador desde que el Reino Unido decidió que debería ser extraditado a Suecia, donde enfrentaba una demanda legal por violación. Aunque los cargos en su contra fueron desestimados en mayo de 2017, oficiales británicos han dicho que de todas formas lo arrestarían por otros cargos como no acudir a la corte. Tampoco quiere ser extraditado a Estados Unidos porque dice que violarían o se verían amenazados sus derechos humanos.

El australiano está en la mira de los gobiernos desde que WikiLeaks comenzó a publicar en 2006 documentos secretos sobre la CIA. A partir de ahí, filtró información como los abusos en la prisión de Guantánamo (Cuba) o los correos privados de la candidata republicana en 2008 a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin. En 2016, publicó en su plataforma miles de correos electrónicos del partido demócrata estadounidense y, un mes antes de las elecciones en noviembre de 2017, compartió correos de la campaña de la candidata demócrata a la presidencia de EE.UU., Hillary Clinton.

Recientemente, ha llamado la atención el mutuo interés entre el sitio fundado por Julian Assange y el presidente Donald Trump, quien incluso recibió un correo electrónico que daba acceso a los documentos confidenciales de Wikileaks dos meses antes de las elecciones. El pasado noviembre, también fue revelado que su hijo, Donald Trump Jr., había mantenido comunicación con la cuenta de Twitter de WikiLeaks durante las campañas electorales.