Ferrari había sido hasta ahora algo reticente a apostar por el mercado de los vehículos eléctricos pero finalmente ha decidido centrar sus esfuerzos en un superdeportivo de batería eléctrica. Así lo ha anunciado este martes 16 de enero el CEO de Ferrari y de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, quien anunció que también fabricarán un SUV de Ferrari a pesar de haber desechado la idea anteriormente.

La compañía no ha dado muchos más detalles sobre el eléctrico, pero sí ha prometido que se lanzará antes que el Tesla Roadster, previsto para 2020. El nuevo proyecto de Marchionne se ha convertido, por tanto, en un pulso entre las dos empresas en el desarrollo de los vehículos deportivos y propulsados con energía limpia. "La gente está asombrada de lo que Tesla hizo con un superdeportivo: no estoy tratando de minimizar lo que hizo Elon [Musk], pero creo que es factible para todos nosotros", afirmó el CEO de Ferrari, y añadió:

Si se construye un superdeportivo eléctrico, entonces Ferrari será el primero.

Un Ferrari eléctrico sería la contraparte en un mercado hasta ahora dominado por Tesla con su Roadster y el Model S. Para llevar a cabo su objetivo, Marchionne anunció que primero se producirán automóviles híbridos, "así que ir de allí a una electricidad es fácil".

Respecto al SUV de Ferrari, el fabricante afirmó que la presentación se llevará a cabo para finales de 2019 o 2020, aunque no se dieron más detalles al respecto.

El futuro de la industria

En opinión de Sergio Marchionne, la industria está viviendo un cambio necesario y en 2025 menos de la mitad de los automóviles serán de combustión, abriendo la puerta definitivamente a los vehículos híbridos y eléctricos. Sin embargo, el CEO de Ferrari puso de relieve que las únicas empresas que hacen dinero vendiendo estos coches son las que se centran en un mercado de alta gama.

Este punto de vista podría explicar que la iniciativa eléctrica se haya iniciado en Ferrari. Hasta hora, las medidas para el ahorro de combustible ha sido menos estricta para la compañía, la cual se autoimpuso un máximo de producción de 10.000 superdeportivos anuales, informó Bloomberg.

El futuro de la industria, según Sergio Marchionne, es que los fabricantes de automóviles tendrán menos de una década para reinventarse y apostar por las nuevas tecnologías. Las marcas de alta gama tendrán que mantener su prestigio y las de gama media o baja tendrán que enfrentarse a las iniciativas de empresas como Tesla o Waymo, la filial de coches autónomos de Google.

Esta iniciativa se une a otras como la Mercedes-AMG y su primer deportivo con motor híbrido de Fórmula 1, así como el Renault ZOE y el Fisker E-motion, el cual contará con 640 kilómetros de autonomía y carga rápida en tan solo 9 minutos.