Nadie duda ya de que la subida incesante del precio Bitcoin ha sido uno de los sucesos que ha marcado este 2017 y que sienta unas bases muy prometedoras de cara al año que viene. Más aún, si cabe, con la llegada en las pasadas horas de la moneda virtual al mercado de futuros, que aumenta las opciones para hacer caja con una divisa que cada vez entraña más riesgo para los inversores.

La primera en abrir el melón ha sido la Bolsa de Chicago (CBOE), la cual ha comenzado a comercializar con las opciones de futuros del Bitcoin en lo que han sido unas primeras horas de lo más intensas. De hecho, la cotización ha tenido que ser suspendida momentáneamente en dos ocasiones debido al alto volumen de operaciones que se estaban llevando a cabo, estimadas en unas 800. Una pequeña muestra que anticipa lo que veremos en los meses siguientes, cuando el número de opciones en el mercado de futuros se vaya ampliando.

Un importante paso para las criptomonedas

La llegada del Bitcoin al mercado de futuros supone, de alguna manera, el reconocimiento por parte del mercado tradicional como un valor más, otorgando una seriedad de la que hasta ahora no disfrutaban las monedas virtuales. Es, además, un hito que influirá en cierta medida en el precio de compra y que condicionará a partir de este momento el funcionamiento de la misma. Las primeras subidas ya se han hecho patentes, con un aumento en torno al 18 por ciento en las últimas 24 horas y que sitúan su precio ya cercano a los 17.000 dólares.

Las especulaciones con el precio del Bitcoin para enero y febrero de 2018 se encuentran rozando los 19.000 dólares, por lo que las previsiones hacia el valor son positivas en su amplia mayoría. Con esto en mente, se espera la llegada de NASDAQ al mercado de futuros el próximo mes, lo cual volverá a suponer un potente impulso, según las predicciones.

La nota curiosa de la jornada la ponen los hermanos Winklevoss, los archienemigos de Mark Zuckerberg cuya plataforma de intercambio Gemini es en la que se basa la CBOE para estos nuevos contratos de futuros. Vale la pena señalar que los Winklevoss poseen cantidades ingentes de Bitcoin, asciendo su fortuna a unos 1.000 millones de dólares en monedas virtuales.

El incierto devenir

A pesar de que los futuros serán algo común a partir de ahora, la realidad es que nadie puede garantizar a ciencia cierta qué es lo que ocurrirá con el Bitcoin dentro de un mes, de una semana o mañana mismo. El éxito que ya estamos viendo con este tipo de contratos no deja de sorprender debido a la gran volatilidad del valor, pero es comprensible desde el punto de vista de alguien que no quiere volver a quedarse atrás y participar de esta montaña rusa virtual.

A la luz de los recientes acontecimientos, todo parece apuntar hacia más subidas de cara a los próximos meses, aunque la recomendación por parte de todas las plataformas de compra y venta de criptomonedas es la misma desde hace una semanas: las inversiones hay que realizarlas con responsabilidad. Mientras tanto, el Ethereum y el Litecoin, las otras dos monedas virtuales más populares, también mantienen una progresión constante y se encuentran en sus máximos históricos.